Mes de Danza | Crítica Un gozoso homenaje al dios Eros

Una imagen de grupo de 'El festín de los cuerpos'. Una imagen de grupo de 'El festín de los cuerpos'.

Una imagen de grupo de 'El festín de los cuerpos'. / Anne Alcocer

Con las localidades agotadas y mucha expectación se presentó anoche en la Sala Manuel García El festín de los cuerpos, un nuevo y ambicioso proyecto surgido de la fructífera unión entre Danza Mobile, un auténtico referente de la danza contemporánea inclusiva, y el Incubo Teatro que dirige el actor y bailarín sevillano Arturo Parrilla.

La pieza, de grande y brillante formato, que se estrenó el pasado mes de diciembre en el festival Madrid en Danza, supone un paso adelante en cuanto a concepción y a factura se refiere. Un trabajo que no hubiera sido posible sin los años previos de colaboración entre Danza Mobile y dos grandes y peculiares bailarines como son el propio Parrilla y Manuel Cañadas. A los tiernos e imaginativos dúos formados por Parrilla-Jaime García y Cañadas-Helliot Baeza, se une aquí un estupendo dúo femenino formado por Manuela Calleja y Teresa Rodríguez. Pero poco importa lo femenino o lo masculino cuando se trata de homenajear al dios Eros, el vencedor siempre de cualquier combate.

Con seis buenos músicos tras una cortina de luces y una mesa larga y manejable -diseñada por Emilio Parrilla padre- como única escenografía, El festín… tiene un comienzo realmente espectacular donde todos, cada uno con sus capacidades, se entregan al juego, a las caricias y al deseo de acercarse ‘al otro’ de mil maneras diferentes. Como fondo, o como excusa, El banquete de Platón, la mitología griega, la figura del andrógino…

Luego el espectáculo da un giro y comienza una parte teatral, muy festiva y con buenos toques de humor pero que se alarga en exceso desequilibrando un poco el desarrollo de la pieza, para luego recuperar la danza con pinceladas como las del tango acrobático o la de un Cañadas bailando sevillanas en el suelo, en el más puro estilo de sus comienzos, para llegar a la orgía de cuerpos y frutas que pone el broche final al espectáculo.

Estupendos en verdad los seis intérpretes y un auténtico lujo haber podido contar con la música en directo de una auténtica miniorquesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios