Cultura

Facua insta a reclamar las entradas y el resto de gastos

  • La asociación de consumidores dice que Territorios debe reembolsar los 'tickets' y los gastos de alojamiento y transporte. El PP critica la falta de apoyo de Espadas a los festivales consolidados.

Los festivales de música son, para los aficionados, una experiencia que trasciende los aspectos puramente sonoros. El viaje, la inmersión en otra ciudad, la convivencia entre los seguidores, el contacto más directo con los intérpretes de cabecera... son algunos de los alicientes por los que miles de personas se trasladan con su mochila o con su maleta de ruedas a los principales eventos del país, como el Sónar en Barcelona o el Festival Territorios, que se celebró cada año en Sevilla desde 1998 hasta anteayer, cuando se anunció su cancelación. La noticia, que ha desatado una oleada de indignación en la ciudad por hacerse pública apenas 48 horas antes del inicio de los conciertos, facilitará a España el dudoso honor de mantenerse a la cabeza de los países de la Unión Europea con mayor porcentaje de festivales de música cancelados.

Creamfields Andalucía, Motor Sound Festival, Monegros, Mona Fest, Sferic Festival... La lista, por ceñirnos a los últimos años, es interminable, recorre toda la geografía y, por desgracia para Sevilla, ha incluido a esta ciudad por partida doble en la misma semana, tras anunciarse el martes la suspensión de otra iniciativa que había calado hondo entre la afición clásica: el Festival Turina, creado por la pianista noruega Benedicte Palko para contribuir a la protección y difusión del patrimonio musical sevillano, y que incluso contaba para su organización con el permiso exclusivo de la familia Turina. Curiosamente la ciudad natal de la pianista, Stavanger, era una de las principales aliadas de la cita, que no logró durante toda su trayectoria el apoyo claro y rotundo del Consistorio hispalense, razón por la cual Palko confió en vano en una mayor comprensión del proyecto tras llegar Espadas a la Plaza Nueva.

La estupefacción en la capital andaluza por el deterioro de estas iniciativas privadas en los engorrosos tiempos del IVA cultural va en aumento y, ayer, el Partido Popular aprovechó para izar la bandera del descontento. Su concejal y ex delegada municipal de Cultura, Mar Sánchez Estrella, lamentó que "Sevilla se quede en una semana sin dos festivales de importancia y con una larga tradición dentro de la programación cultural, como el Territorios y el Festival Internacional de Música de Cámara Joaquín Turina, algo que desde luego es una pésima noticia para la ciudad y que evidencia que el Gobierno del señor Espadas presume mucho de que apuesta por la cultura pero a la hora de la verdad no lo demuestra con hechos". 

El enfado, con todo, es mayor entre quienes habían adquirido sus entradas o abonos en venta anticipada, y que tendrán que reclamar el importe a una organización que parece tener la hucha vacía debido a las deudas contraídas en años anteriores. La asociación de consumidores Facua aconsejó ayer a los usuarios afectados por la suspensión de Territorios reclamar también el dinero del alojamiento y transporte ya abonados. Tras la cancelación "por cuestiones económicas", la promotora aseguró que devolvería el dinero de las entradas a partir del próximo lunes, 23 de mayo, pero no aclaró nada acerca del resto de gastos ocasionados. Por eso Facua señaló ayer el derecho de los usuarios no sólo a recibir el reembolso de las entradas, sino también a pedir gastos de alojamiento y desplazamiento ya abonados. Así, la organización explicó que cada usuario debe alegar el reembolso del importe en los diferentes puntos de venta donde se haya comprado la entrada, y que el tiempo para recibir el dinero no debe superar un mes, tal y como recoge la Ley 1/2007, de 16 de noviembre. En lo referente al pago de estos gastos, Facua destacó que "deben exigirse a la promotora de los conciertos en el caso de que la empresa de transporte o el establecimiento hotelero no asuman la devolución total del servicio contratado, y ahora cancelado". 

También ha sorprendido en Sevilla, como verbalizó ayer la concejal popular Mar Sánchez Estrella, que el incremento del presupuesto cultural del Ayuntamiento en un millón de euros no se traduzca en un apoyo mayor a los festivales asentados. "El gobierno de Espadas no sólo asegura no tener dinero para la celebración de Murillo 2017 [cuyos actos principales ha trasladado a 2018] ni para abrir la Colección Bellver [que debía estar funcionando en el Pabellón Real antes del 5 de diciembre próximo, cuando el mecenas cumplirá 90 años], sino que tampoco apoya como es debido a los festivales consolidados en la ciudad pero, paradójicamente, le da 50.000 euros al Monkey Week en su primera edición en Sevilla", declaró con vehemencia la representante de la oposición, que aprovechó para recordar que "el delegado municipal de Cultura, Antonio Muñoz, se hizo hace dos semanas la foto para presentar Territorios pero no se preocupó de la viabilidad económica del Festival". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios