Cultura

La Hermandad del Museo muestra su rica imaginería en el Bellas Artes

  • Entre las siete esculturas que se exhiben, destaca una 'Virgen comendadora de la Merced', de Montes de Oca, que regresa al lugar en el que se situaba antiguamentel 'Imágenes del Museo'. Bellas Artes de Sevilla. Hasta final de febrero. Martes a sábado de 9:000 a 20:30. Domingos y festivos. de 9:00 a 14:30.

La Hermandad del Museo ha cedido temporalmente siete obras escultóricas de su patrimonio al Bellas Artes, donde se expondrán al público hasta final de mes. Entre estas piezas, destaca la talla de la Virgen Comendadora de la Merced, del sevillano José Montes de Oca, que vuelve a la zona del coro del antiguo Convento de la Merced donde estaba situada antiguamente.

Discípulo de Pedro Roldán y maestro de Benito Hita del Castillo, Montes de Oca muestra a esta Virgen, de poderosa expresividad, ataviada con el hábito de la orden mercedaria y en actitud regia.

Además, se han trasladado al Museo de Bellas Artes las imágenes devocionales de los Cuatro Evangelistas, de Francisco Ruiz Gijón; la escultura Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, atribuida a Benito Hita del Castillo, y una Virgen del Rosario modelada por Jerónimo Hernández.

El utrerano Francisco Ruiz Gijón abordó la realización de los Cuatro Evangelistas cuando el imaginero se encontraba en la madurez de su producción artística. Esta maestría se percibe en el esmero de algunos detalles, como la sensación de movilidad que transmiten las vestiduras de los personajes y la torsión de los cuerpos.

Cada figura de esta serie, fechada entre 1695 y 1700, se acompaña de los símbolos que atribuye la tradición a cada uno de los protagonistas: San Lucas tiene un buey a sus pies, en recuerdo del sacrificio de Zacarías, relato con el que empieza su Evangelio; San Juan se apoya sobre un águila, San Marcos sobre un león, y la efigie de San Mateo se vincula a un ángel.

Las últimas joyas de la colección de la Hermandad del Museo que se muestran ahora en Bellas Artes son Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, que destaca por su policromía estofada, y la Virgen del Rosario, en la que Jerónimo Hernández se inspira en un manierismo italianizante para su obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios