FESTIVAL INTERNACIONAL DE DANZA DE ITÁLICA Javier Barón regresa a casa

  • El bailaor estrena este fin de semana en el Castillo de su Alcalá de Guadaíra natal 'Entre mujeres', un viaje a sus orígenes que dirige David Fernández Troncoso y ha agotado todas las entradas

Javier Barón (Alcalá de Guadaíra, 1963).

Javier Barón (Alcalá de Guadaíra, 1963). / Eduardo Briones

El bailaor y coreógrafo sevillano Javier Barón (Alcalá de Guadaíra, 1963) cuenta desde hace tiempo con los máximos avales de la profesión, entre ellos el Premio Nacional de Danza en la modalidad de interpretación que obtuvo en 2008 o el Giraldillo al Baile de la V Bienal. Sus aportaciones al flamenco y la danza española le mantienen como un referente de la escuela sevillana y de los lenguajes tradicionales aunque su interés por la música -clásica, jazz, contemporánea...- le ha incitado a menudo a salir de su zona de confort y adentrarse en nuevos territorios. Barón nunca se desliga por completo de sus raíces y su manera genuina de abordar la soleá de Alcalá, su palo de referencia, despierta pasiones. A la soleá regresará en el tramo final de su nuevo espectáculo, Entre mujeres, que estrena este fin de semana (sábado y domingo, a las 22:30) en el marco del Festival Internacional de Danza de Itálica y en el Castillo de Alcalá de Guadaíra.

La expectación es tal que las entradas se agotaron al poco tiempo de ponerse a la venta. Es su regreso con mayúsculas, en plena madurez creativa y vital, con un espectáculo de una hora y media de duración en el que rinde homenaje a las mujeres de su vida, comenzando por sus abuelas, sus tías y su madre, fallecida hace ahora tres años, y en cuya casa él ha ideado esta obra que tiene mucho de verdad y de agradecimiento. "Mi aproximación a las mujeres es desde el cariño y el amor que siempre me han dado desde que era niño; además, en este proyecto hay también un ejercicio de liberación y de reconocimiento a quienes nos acompañan en el camino", sostiene Barón en la presentación en la Diputación de Sevilla junto al director del Festival de Itálica, Pedro Chicharro, y el dramaturgo y director escénico de Entre mujeres, David Fernández Troncoso. Él ha realizado una labor esencial en este "espectáculo lírico" que cuestiona "la dictadura de la juventud porque se es artista siempre" y que apuesta por el bagaje profesional, la veteranía, el poso que dejan los años y la vida en la creatividad, por la ternura.

El espectáculo cuestiona la dictadura de la juventud y celebra el poso que dejan los años

Entre mujeres profundiza en los orígenes de Javier Barón y en los amores, encuentros y separaciones que han marcado una vida dedicada al baile flamenco con la que ha recorrido todo el mundo desde sus días en el Ballet Nacional de España, donde ingresó en 1981 durante la etapa como director de Antonio Ruiz Soler, o más tarde con su propia compañía, que fundó en 1997. La cantaoras Melchora Ortega y Natalia Segura, la bailarina contemporánea Rocío Barriga y Beatriz Rivero a las palmas y al baile son algunas de las intérpretes que acompañarán a Javier Barón en el espectáculo y que, apoyándose en los audiovisuales del artista Fran Lorca y en el vestuario de Manuel Martín, recrearán a las distintas mujeres de su vida.

Javier Barón conversa con el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ante el cartel de Itálica diseñado por Gloria Martín. Javier Barón conversa con el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ante el cartel de Itálica diseñado por Gloria Martín.

Javier Barón conversa con el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ante el cartel de Itálica diseñado por Gloria Martín. / José Angel García

David Fernández Troncoso ha ideado una dramaturgia sencilla, que recorre la vida de Javier Barón a través de siete escenas que arrancan con el regreso del bailaor a la casa familiar tras la muerte de su madre. Las bulerías, el martinete/seguiriya, "las alegrías que recuerdan mi paso por los teatros del mundo", o la soleá de Alcalá son los palos a través de los cuales el bailaor hila su vida, aunque hay también espacio para piezas coreográficas más libres que mostrarán las influencias musicales que han configurado su concepto dancístico y pequeños homenajes "al maestro Mario Maya, al que tanto he admirado, al braceo de Matilde Coral y la escuela sevillana...", avanza Javier Barón.

La soleá de Alcalá que dedica a su madre cerrará este tributo a las mujeres de su vida

"Pocas cosas son más universales que el regreso de una persona a sus orígenes. El retorno de un artista consagrado a su casa natal, solitaria y vacía por los vaivenes de la vida, es el origen de este espectáculo", incide David Fernández, que en el programa de mano dedica también la obra a la memoria de su madre, Carmen Troncoso de Arce, otro referente cultural de Alcalá.

Un gran plantel de artistas masculinos los acompaña además en el estreno absoluto: el pianista Jesús Lavilla, los guitarristas Salvador Gutiérrez y Javier Patino, el bajo eléctrico José Manuel Posada Popo y el percusionista Antonio Coronel, entre otras sorpresas que sólo se desvelarán cuando salga la luna sobre el Castillo de Alcalá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios