Joselito Acedo | Crítica El encanto de Triana

José Acedo presentó en Sevilla su nuevo proyecto. José Acedo presentó en Sevilla su nuevo proyecto.

José Acedo presentó en Sevilla su nuevo proyecto. / Grupo Joly

No es un virtuoso. No lo pretende. Tampoco trata de buscar sesudas elucubraciones armónicas, con las que asombrar al personal. No trata de buscar nuevos universos jondos, sólo pasárselo bien. Y mostrar las emociones flamencas que lleva dentro. Eso que lleva ganado, que llevamos ganado. Su música no surge del esfuerzo, aunque, qué duda cabe, la guitarra flamenca actual es un instrumento exigente. Es lo que bien resume el concepto de encanto: su música está tocada por esa varita de la gracia. Se afilia a la tradición tocaora, Montoya en los estilos libres, pero su música es fresca, actual, recién parida. Es por ello que cada estilo en sus manos tiene su sabor característico. La granaína sonó a granaína y la taranta a taranta. Y la soleá. No podía faltar en un espectáculo dedicado a Triana. La soleá en esa forma solemne, rotunda, que se hace en ese lado del Guadalquivir en el que sopla una brisa marinera, de vez en vez. Acedo presentó los temas de su último disco, y algunos de su anterior entrega, Andando, en una noche relajada, en la que se vistió de largo con un cuarteto de cuerda y se gustó en la fiesta. Una propuesta festera pero serena, para quedarse y disfrutar cada falseta, cada nota, cada rasgueo. Cada silencio. Sin prisas, viviendo el presente. Una música sencilla, directa, para todos los públicos. De falsetas pulcras y, en ocasiones, como en los tangos, pegadizas. Íntimo y rodeado de amigos, dentro y fuera del escenario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios