Yacimiento de época romana

La Junta intervendrá en el enclave arqueológico de Munigua para facilitar las visitas

  • Se instalarán nuevas lindes para delimitar los recorridos del paseo y un sistema de vallado para prevenir accidentes

Vista general de las ruinas romanas de Munigua. Vista general de las ruinas romanas de Munigua.

Vista general de las ruinas romanas de Munigua. / Juan Carlos Vázquez

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía llevará a cabo una serie de intervenciones en el enclave arqueológico de Munigua, ubicado en Villanueva del Río y Minas (Sevilla), con el fin de facilitar su visita, alejar al público de las zonas inseguras y proteger las estructuras arqueológicas. Munigua, Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento Histórico Artístico, es un yacimiento arqueológico de época romana situado a ocho kilómetros de Villanueva de Río y Minas y a 53,3 de Sevilla.

En la intervención aprobada esta semana por la Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación Territorial de Cultura, está prevista la instalación de un sistema de vallado con el fin de disuadir al público de acercarse a los bordes y, con ello, prevenir accidentes en las áreas del Foro y del Santuario (un edificio de la primera época flavia, actualmente sin su piel marmórea) que presentan desniveles importantes. Asimismo, se instalarán escalones fabricados con chapa plegada en la rampa Norte del acceso al Santuario, en un tramo en el que el desnivel pone en riesgo el equilibrio de los visitantes, y en el acceso a la cella del Santuario sobre los vestigios de la antigua escalera, hoy muy deteriorados.

La zona visitable de Munigua está organizada a partir de calles originarias de época romana, nombradas como Calle de las Termas, Calle de Foro, Foro, Plaza de la Aedicula con el templo de Mercurio, Escaleras de acceso al templo sobre podio, rampas Norte y Sur de acceso al Santuario y calle al Norte de las termas. Hacia estas calles se abren edificios públicos, privados y religiosos levantados entre finales del siglo I y principios del II. Para visitarlos se utilizan en la actualidad las calles originales, pisándolas en casi todos los casos, lo que supone “el deterioro de las estructuras”, según la Junta. Las nuevas lindes servirán para delimitar los recorridos de paseo y disuadir a los visitantes de encaramarse sobre esas estructuras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios