Erresuma, Kingdom, Reino | Crítica de Teatro

Menú degustación del horror

Un momento de la representación de 'Erresuma, Kingdom, Reino'

Un momento de la representación de 'Erresuma, Kingdom, Reino' / E. Moreno Esquibel

Calixto Bieito versiona, dirige y crea una espectacular escenografía en su último trabajo, una producción del Teatro Arriaga de Bilbao del que es director artístico. Sigue la pauta de un anterior  montaje Forests en el que planteaba una sucesión de escenas de obras de Shakespeare que transcurrían en un bosque. Ahora lo hace con las obras históricas del bardo inglés (Ricardo II y  III, pasando por Enrique IV, V, VI y su Juana de Arco) proponiendo una visión brutal sobre esos reinados y sus protagonistas.

Llegadas al poder a través de asesinatos, complots y una desmesurada violencia que vistas en este espectáculo nos llenan de una espantosa angustia sobre si no hemos avanzado nada en la cultura de nuestros políticos y las fuerzas que mueven los entresijos de las fuerzas que se mueven por la codicia y el poder absoluto. Shakespeare sigue siendo, ahora, tan contemporáneo como lo fue en su tiempo. Solo hay que mirar la invasión de Ucrania para entender que los resortes de la alta política están basados en los más bajos instintos.

Bieito se rodea de once intérpretes entre los que destacan el siempre perfecto José María Pou en el suculento personaje de Falstaff y Miren Gaztañaga que da vida a Ricardo III.

Sin embargo, el espectáculo, coral, hace aguas por la magnitud del proyecto. Demasiadas obras, demasiado horror. Estamos ante un menú degustación con tintes  gore que impide cualquier reflexión sobre lo que vemos. Calixto siempre epata, lo ha vuelto a conseguir, pero rozando el hastío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios