Polémica El dueño de un pub de Sevilla se muestra arrepentido tras no dejar entrar a jóvenes con diversidad funcional

Despedida

El Mes de Danza anuncia su cierre definitivo

  • La cita, un referente en la vida cultural de la ciudad, se despide tras 26 años de una fecunda y emocionante historia

Una actuación del Mes de Danza, con la que se inauguró la edición de 2013.

Una actuación del Mes de Danza, con la que se inauguró la edición de 2013. / Juan Carlos Muñoz

En febrero del 2020, tras su última edición, celebrada en noviembre 2019, la responsable del Mes de Danza, María González, anunciaba el barbecho de una cita que se había programado en Sevilla, y puntualmenteen otros puntos de Andalucía, durante 26 ediciones desde 1994 hasta 2019. El motivo de esta interrupción, "a pesar de su vibrante vitalidad como proyecto", cuenta González en un comunicado, "era la disfuncionalidad, en mayor o menor grado, de las instituciones que lo apoyaban -Ayuntamiento de Sevilla, Junta de Andalucía y Ministerio de Cultura- que lo hacían insostenible". Lo que motivó entonces el paréntesis en la actividad, en lugar de un cierre definitivo, fue "la confianza en que la clara voluntad política de estas tres instituciones se viese traducida en una reconducción del proyecto, de modo que Mes de Danza se hiciera viable sin poner en riesgo la salud y el patrimonio personal de quien lo organiza y produce".

Pero las reuniones mantenidas con las instituciones no han dado sus frutos y, coincidiendo con el periodo en que tocaría celebrar una edición más, la coordinadora del proyecto anunció este martes que el Mes de Danza "es una larga y rica historia de la danza contemporánea que se cierra definitivamente".

"Quiero confiar en que la desaparición de este festival", prosigue González, "haya dejado una huella suficiente en sus enfoques y en sus direcciones de trabajo, en su relación con sus creadores, sus públicos y sus contextos en los que se han desarrollado estas 26 ediciones, para que estos se retomen desde otras entidades, sean públicas o privadas. Es necesario que así sea porque la danza es sanadora, es creatividad, es poesía, es imaginación sin límites ni fronteras. Es necesario porque quienes le dan vida, los coreógrafos, los bailarines, los gestores y otros muchos agentes necesitan que se siga apoyando y visibilizando, legitimándola en todas las capas de la sociedad". 

González se despide de esta "bella aventura de 26 años" con "una enorme satisfacción y solo un poco de nostalgia". El encuentro ha dejado "un poso en el sector de la danza y en la ciudad de Sevilla" y ha creado "una memoria y un imaginario colectivo, así como incontables emociones". También han generado una enorme base de datos con un valioso material sobre la historia de la danza contemporánea, almacenado en la web www.mesdedanza.es, que está previsto sea cedido al Centro de Investigación y Recursos de las Artes Escénicas de Andalucía "para su acceso libre a toda persona que lo quiera consultar."

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios