Cultura

Una Pasión de Cristo a compás

  • El guitarrista Daniel Casares estrena 'Palo Santo' el próximo 3 de abril en el Maestranza

Rocío Márquez y Daniel Casares, retratados en la trianera Plaza del Altozano. Rocío Márquez y Daniel Casares, retratados en la trianera Plaza del Altozano.

Rocío Márquez y Daniel Casares, retratados en la trianera Plaza del Altozano. / josé ángel garcía

Hace muchos años un amigo sevillano que vive en Estepona, "un auténtico loco de la música cofrade", le pasó un CD: "Tienes que escuchar a esta gente, son muy flamencos tocando". Y ante esa gente, la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas, cayó rendido Daniel Casares, que descubrió además en esa grabación a Julio Vera, "el Paco de Lucía de la corneta". De esa admiración, reforzada además hace dos años cuando tuvo la oportunidad de conocer a Vera en un café de Triana y de sentir una corriente de afinidad entre ambos, empezó a surgir Palo Santo, el espectáculo que el guitarrista malagueño estrenará el próximo 3 de abril, lunes de Pasión, en el Teatro de la Maestranza.

"Es sin duda mi proyecto de mayor envergadura hasta ahora", dice Casares (Málaga, 1980), que contará también para la ocasión con la Orquesta Sinfónica de Triana, con los bailaores Sergio Aranda y La Lupi y con la cantaora Rocío Márquez para poner en pie un espectáculo que se parece más a un "musical, en el sentido de que hay una historia y un guión", que a un "concierto de guitarra al uso". La historia, ciertamente de largo y antiquísimo aliento y de gran éxito entre todo tipo de públicos, es nada menos que la de Jesús, una figura a la que admira, dice, más allá incluso de su inequívoco significado religioso.

La Banda de las Tres Caídas, la Sinfónica de Triana y Rocío Márquez, entre las colaboraciones

"En Palo Santo -explica el músico- le pongo música a los pasajes que yo considero que son los más humanos y universales de la vida de Jesús. Hablamos de sentimientos y sensaciones, y además he procurado adoptar un punto de vista digamos antropológico, de modo que son momentos que se podrían trasladar a la vida de cualquiera de nosotros. Por ejemplo, un pasaje del espectáculo está dedicado al romance con María Magdalena; es un episodio de amor, el mismo que puedo sentir yo por mi mujer o por mi hija", explica Casares, un guitarrista que pese a su juventud es ya un veterano de los escenarios. En ellos, desde su triunfo con sólo 16 años en el Festival de Las Minas de la Unión, donde se hizo con el prestigioso Bordón Minero que lo señala todavía hoy como el guitarrista más joven en conseguirlo, ha colaborado con artistas como Juanito Valderrama, Miguel Poveda, José Mercé o Alejandro Sanz.

El espectáculo, con guión de Miguel Ángel Márquez, del dúo Antílopez, "comienza por el Génesis y sigue con el nacimiento de Jesús, que lo represento con una guajira, un palo con una tonalidad mayor, que suena más alegre, porque un nacimiento representa una alegría para todas las familias, y aquí de nuevo hablamos de sentimientos extrapolables a cualquier persona". "Luego pasamos al segundo acto, donde se recrea ese romance con María Magdalena, y en el que aparecerán La Lupi y Rocío Márquez. Después llegamos ya a la Pasión, cuando capturan a Jesús y lo castigan hasta la crucifixión, un pasaje en el que Sergio Aranda, en una vuelta de tuerca, porque a mí me interesa plantear las cosas con originalidad, bailará una saeta. Luego vendrá una marcha maravillosa que ha compuesto Manuel Alejandro González [director de la Sinfónica de Triana]. Y termina con la Resurrección, el comienzo de un nuevo mundo a partir de la muerte de Jesús", detalla Casares, que insiste en que nada más lejos de su intención que hacer de este espectáculo algo proselitista.

"Igual que mi anterior trabajo [Picassares] lo dediqué a Picasso porque lo admiro independientemente de su dimensión política, ahora lo hago con Jesús por lo mismo", afirma el músico, que confiesa estar viviendo "un buen momento, que es siempre un momento de búsqueda continua". "Todo músico -concluye- trabaja para ir superando dudas día a día, para ir creciendo. La búsqueda es de mí mismo, procuro que todo lo que haga suene a mí, encontrar un lenguaje propio y, puestos a pedir, que guste a los demás".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios