Cultura

Sara Baras reivindica la libertad de 'Carmen' en el Teatro de la Maestranza

  • La bailaora gaditana le quita el polvo al tópico y toma las riendas del destino del mito de la cigarrera sevillana

Porque quiere y porque puede. Sara Baras es Carmen a partir de hoy en el Teatro Maestranza. Una Carmen renovada, valiente y dueña de su destino. Una Carmen que sabe a Cádiz por alegrías, a Paco de Lucía por tangos y a Javier Ruibal por sevillanas. Una Carmen moldeada con la cadencia de Sara Baras que se inventa, que se templa y que se arriesga para parir a la cigarrera sevillana más humana y actual.

En este montaje, que podrá verse hasta el próximo sábado -las entradas se han agotado para las tres funciones-, Sara asume no sólo el papel protagonista, sino también la dirección, la coreografía y la escenografía, compartiendo el diseño de vestuario con Sybilla.

La artista ha reconocido en reiteradas ocasiones que "interprentar a este personaje ha sido más difícil de lo que creía. He soñado con hacer Carmen desde aquella versión de Antonio Gades. Y lo más curioso es que cuando la he hecho no tiene nada que ver con ella".

Tras meterse en la piel de otros personajes históricos, como ocurriera con Mariana Pineda y Juana la Loca, la bailaora recurre ahora al mito creado por Bizet y Mérimée para componer otra Carmen que, sobre todo, se impulsa a través de la libertad de elegir.

Entre las novedades y sorpresas de su versión, Sara confesaba la pasada primavera, la víspera del estreno de esta obra en el Teatro Falla de Cádiz, que "a mí me gusta mucho el número solista de Carmen, que es por alegrías, y la habanera con la que da comienzo el espectáculo porque es muy complicada. Es muy lenta y tienes que contener y aguantar la fuerza".

"La muerte -continuaba la gaditana- es uno de los cuadros más fuertes, por seguiriyas. Ahí es donde reside otra de las sorpresas de este montaje, pero prefiero que el público lo descubra por sí mismo. Sólo puedo decir que esta Carmen elige su final. Otra diferencia es que nuestra versión ofrece una visión más elegante y delicada del personaje de la cigarrera. Así, dejamos a un lado la gran carga sensual de la figura para centrarnos en su actitud de mujer libre".

En cuanto a los roles masculinos, Sara Baras ha tenido de nuevo la ocasión de trabajar junto a José Serrano y Luis Ortega. Ellos interpretan a Don José y al torero, que, sorprendentemente, en esta obra no se pelean. Les acompañan en los números corales cinco bailaores y cinco bailaoras.

La música tiene un papel fundamental en esta propuesta, para la que Sara ha contado con aportaciones excepcionales. "El maestro Paco de Lucía me regaló unos preciosos tangos que ponen música al paso a dos de Carmen con el torero. Y qué decir de las magníficas sevillanas que ha compuesto Javier Ruibal y que interpreta la cantaora Brenda García", elogiaba entonces la artista.

Sobresaliente fue también la colaboración de Joan Valent y la Orquesta del Liceo barcelonés, el teatro donde se estrenó la obra, pues las grabaciones realizadas en directo con el violín solista de Ara Malikian enriquecen muchos de los pasajes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios