Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Toneladas de pura rabia

Teatre Romea: Autor: Bernard-Maie Koltès. Dirección: Julio Manrique. Intérpretes: Pablo Derqui, Laia Marull, Andrés Herrera, María Rodríguez, Xavier Boada, Rosa Gámiz, Savie Ricart y Oriol Guinart. Escenogafía: Sebastià Brosa. Vestuario: María Armengol. Iluminación: Jaume Ventura. Lugar: Teatro Central. Fecha: Viernes, 1 de noviembre. Aforo: Media entrada.

A pocos días de la muerte de Patrice Chèreau, que dio a conocer en Sevilla la obra de Koltès con su extraordinaria interpretación de Combate de negros y perros, llega este Roberto Zucco, sin duda la pieza más célebre y representada del autor francés.

La historia real de un joven asesino italiano, fugitivo de una cárcel francesa, es la base para que un Koltés (1948-1989) condenado por el sida con apenas 41 años escriba la que sería su obra póstuma y, según muchos, su auténtico testamento literario.

El círculo sin salida que recorre el asesino, desde su fuga de la prisión hasta su nueva detención, permite mostrar el fresco -lleno de color en esta versión- de una ciudad poblada por seres miserables que han perdido toda esperanza de redención y a los que no les queda más que su rabia. Una rabia enorme y soterrada que llega al extremo en Zucco pero que ya aparecía en otros personajes de obras anteriores del autor.

Para su puesta en escena, Julio Manrique, ayudado por el escenógrafo, ha creado una especie de casa de muñecas, teatro dentro del teatro, que permite simultanear algunas escenas, usando incluso a los espectadores como comparsas. Pero también detiene la acción cuando es necesario para dar intimidad y vuelo al lenguaje, muy poético en ocasiones a pesar de su sequedad, e incluso de su violencia.

Respecto a los actores, Manrique ha adoptado un trabajo coral donde los siete, todos menos Zucco, doblan papeles (unos más creíbles que otros) y, sin grandes alardes, se ponen por completo al servicio de la pluma del autor.

El más difícil sin duda, el de un protagonista tan lleno de fuerza como de fragilidad, está muy bien definido por Pablo Derqui, que se va adentrando en su densidad sin caer en la tentación de convertirlo en héroe, como ha sucedido en otros montajes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios