Cultura

Win Vandekeybus vuelve en el Central a sus orígenes

  • El coreógrafo belga retoma desde hoy, en una nueva versión, su primera pieza, 'Lo que el cuerpo no recuerda'

Será que los creadores rebeldes de los años 80 tienen ya 50 años, o tal vez que el mundo que los rodea, que nos rodea y nos sumerge a todos, presenta pocos alicientes en estos momentos. Lo cierto es que muchos de ellos, para celebrar sus efemérides, han decidido volver la vista a sus propias historias personales o reponer, con nuevos elencos y energías renovadas, eso sí, las piezas de su juventud.

Ya sucedió la temporada pasada, en la que uno de los platos fuertes del Teatro Central fue la reposición de Esto es teatro como era de esperar y prever, un trabajo de ocho horas de duración creado en 1982 por el flamenco Jan Fabre. Ahora, Win Vandekeybus, bailarín de Fabre durante dos años antes de crear su propia compañía, Ultima Vez, se presenta en el mismo teatro con la pieza que en 1987 lo lanzó a la fama en todo el mundo y le valió -a su coreografía y al trabajo musical de Thierry de Mey y Peter Vermeersch- un prestigioso Bessie Award: What the body does not remember (Lo que el cuerpo no recuerda). Pasado un cuarto de siglo, ya sin su creador en la nómina de sus bailarines, la obra se presenta con la música en directo del Ictus Ensemble, un grupo de música contemporánea -aunque sus eclécticos trabajos repelen toda etiqueta- al que ya hemos podido ver, con diferente formación, junto a la compañía Rosas que dirige Anne Teresa de Keersmaeker.

Aun siendo una ópera prima, Lo que el cuerpo no recuerda contiene ya, de manera contundente, los rasgos que luego definirían el estilo de Vandekeybus: el carácter multidisciplinar, una energía y un dinamismo a veces frenéticos, una intensa relación entre lo físico y lo emocional, sentido del humor y de la ironía y un talento inusual para jugar con el riesgo, como sucede también en este caso, entre otras cosas con el vuelo de ladrillos que amenaza por momentos la cabeza de los bailarines. La pieza, centrada en el concepto de confrontación y en esa intensidad que aparece cuando los cuerpos se ven obligados a reaccionar ante unas causas que no se pueden elegir ni controlar, se compone de distintas escenas que parten de un sencillo paisaje urbano para luego irse oscureciendo, combinando a la perfección la ligereza de la vida moderna con una sensación de acoso que hace saltar los reflejos de sus moradores por puro instinto de supervivencia.

Win Vandekeybus (Herenthout, Bélgica, 1963), bailarín, coreógrafo, actor y director de cine, ha realizado más de una docena de películas -casi todas en torno a la danza o al teatro- y más de una veintena de producciones escénicas, con un elenco cambiante de bailarines, artistas de circo, actores y también músicos puesto que la música y el sonido suelen constituir casi siempre el hilo conductor de sus obras. Entre otras, ha trabajado con las composiciones de David Byrne, Daan Arno, Mauro Pawlowski o Elko Blijweert.

El creador mantiene desde hace años una estrecha relación con el público sevillano al que, durante más de una década, siempre en el Central, ha ofrecido trabajos tan emblemáticos como In spite of wishing and wanting (2000), una hermosa pieza para 12 bailarines (todos hombres) con música de David Byrne, en la que la testosterona y la ternura se daban la mano sin complejos, mientras que Scratching the inner fields (2002) nos sumergía en un mundo exclusivamente femenino que, en contraste con el anterior, mostraba lo más oscuro y brutal de su universo. A éstos siguieron Blush (2003), con música de David Eugene Edwards, líder y cantante del grupo 16 Horsepower; Spiegel (2008), realizada con fragmentos de distintas piezas creadas durante 15 años para celebrar los 20 de su compañía; Nuevo negro (2010); y Oedipus, en diciembre de 2012.

Hoy y mañana, en la sala A del Central (en la B se podrá ver Emilia, una obra teatral con Malena Alterio y Alfonso Lara) los numerosos seguidores del artista belga podrán disfrutar de este renovado Lo que el cuerpo no recuerda dentro Ciclo de Música Contemporánea del espacio de la Cartuja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios