Cultura

Una alerta ante el "delirio turístico" que conduce a la "agonía del patrimonio"

  • Comienza en Medina Azahara un congreso internacional sobre conservación de conjuntos históricos.

Medina Azahara tiene "todos" los elementos "potenciales" para ser declarada Patrimonio Mundial, según Begoña Bernal Santa Olalla, presidenta en España de Icomos, organismo asesor de la Unesco. "Y debilidades, ninguna", añadió la experta, que indicó que el reto de la conjunto arqueológico cordobés es "demostrar al mundo que tiene unos valores que son excepcionales, universales". Así lo afirmó ayer en la primera jornada del congreso internacional Medina Azahara y las ciudades islámicas. Patrimonio Mundial, que se celebra hasta el próximo sábado. La especialista recordó que "el proceso es muy largo" y anotó que "si no se logra, Medina va a seguir siendo la misma, no perdería ninguno de sus valores, de tal manera que no debería entrar melancolía por ello".

"Hay que hacer un buen expediente", apuntó Bernal, que a la pregunta de si la cercanía de parcelaciones puede ser un punto desfavorable, respondió: "No lo sé... Lo que no sería bueno es que siguieran, y parece que no hay mucho ánimo dado que son ilegales y no se soluciona la ilegalidad. En España la ilegalidad se hace permanente. Eso es muy chungo". En cualquier caso, advirtió, la responsabilidad de las administraciones en la conservación y protección del conjunto "es la misma" tanto si es declarado Patrimonio Mundial como si no.

La presidenta de Icomos España realizó una crítica intervención, bajo el título La Unesco y el Patrimonio Mundial. Tendencias actuales de una estrategia, en la que lamentó la sumisión de los recursos culturales y patrimoniales a los criterios económicos. "El mayor problema es que a veces sólo se quiere lograr la calificación de Patrimonio Mundial para conseguir mayor cantidad de turistas, un turismo cultural de masas", manifestó la especialista, que considera una "falacia" el "turismo cultural basado en el dinero". En este sentido arremetió contra los poderes públicos y los medios de comunicación, que a su juicio alimentan permanentemente esta dinámica. En lo que respecta a los medios, "en vez de reflejar la realidad, la fabrican".

Estamos en un proceso de "agonía del patrimonio", considera la responsable, a partir de una fenomenal "banalización" de los recursos alimentada por la exaltación de la "cultura de consumo". El resultado es un alineamiento común (también citó a la Iglesia) en la esfera predilecta de "la explotación comercial del patrimonio", estimulada por "presiones económicas". Todo ello basado en una serie de tácticas y retóricas que tienen como objetivo "que la población no lo note y por tanto no se rebele". La "apropiación economicista" de bienes patrimoniales únicos se hace "sin que se note demasiado".

Esta obsesión por la "rentabilidad" ha llevado a un "estado de crisis" que se aprovecha de un "barullo conceptual" y deja claro su fin: "la turistización de todos los lugares del globo", para lo cual es imprescindible "la eliminación del principio de autenticidad del patrimonio". Hay "muchas señales de alarma". El "binomio patrimonio/turismo" es "un problema" porque se basa en una relación "más que difícil" y llena de "paradojas" entre los dos elementos. Y aquí "el patrimonio resulta peor parado", constata la experta. Porque vivimos en un estado de "delirio turístico" que a veces lleva a la deformación o desnaturalización de los bienes. Bernal puso como ejemplo la Catedral de Burgos, antes "viva y abierta" y que ha sido sometida a un proceso de "musealización para explotación turística". "Se ha convertido en un museo total, un mero reclamo turístico previo paso por una caja registradora, como quien va al cine", aseveró. Hay aquí un caso de "cambio de función" en un bien patrimonial con una naturaleza definida "para lograr beneficio económico". O sea, una "pérdida de autenticidad"; o sea, "un problema ético".

Hay "prácticas preocupantes" en "ciudades históricas" entregadas al "negocio" y convertidas en un "escaparate", indicó la conferenciante, que reparó en "la obsesión de los poderes locales por generar noticias positivas y poner la ciudad en el mapa" con "actuaciones espectaculares" y "arquitectos estrella". Frente a esto hacen falta "nuevos métodos" y una mayor apuesta por la "sostenibilidad" a partir de criterios de "racionalidad y sentido común", porque el patrimonio es "un recurso limitado y frágil".

El Gobierno decidirá en marzo si eleva la candidatura para 2018

La candidatura de Medina Azahara será analizada este mes por el Grupo de Trabajo de Patrimonio Mundial constituido por el Ministerio de Cultura y se elevará en los días 10 y 11 de marzo al Consejo de Patrimonio Histórico, que se celebrará precisamente en la antigua ciudad palatina de Córdoba. Ese órgano decidirá si es la aspirante que España presenta para el Comité de Patrimonio Mundial de 2018. La opción española para 2016 es Dólmenes de Antequera, y para 2017 Menorca Talayótica. La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, mostró en la inauguración su convicción de que los resultados de este congreso aportarán experiencias y reflexiones "muy útiles en el trabajo que día a día" se desarrolla en el conjunto arqueológico, así como "ante los retos" que impone el gran desafío de lograr "el reconocimiento de la Unesco".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios