Hablando (de él) con ella

La mujer dormida | Crítica

Almudena Amor y Amanda Goldsmith en una imagen del filme.
Almudena Amor y Amanda Goldsmith en una imagen del filme.

Ficha

** 'La mujer dormida'. Thriller, España, 2024, 108 min. Dirección: Laura Alvea. Guion: Miguel Ibáñez, Daniel González, Marta Armengol, L. Alvea. Fotografía: Fran Fernández. Música: Alfred Tapscott. Intérpretes: Almudena Amor, Javier Rey, Amanda Goldsmith.

El debut en solitario de la sevillana Laura Alvea (The Extraordinary Tale of the Times Table, Ánimas, La chica de nieve) apuesta abiertamente por el cine de género y encargo en un cruce de referencias (de Hitchcock a Polanski, siendo muy generosos) donde conviven el terror psicológico y las experiencias paranormales en aras de una actualizada reivindicación de la sororidad y de la no menos correcta impugnación de la violencia machista.

La mujer dormida del título es la esposa en coma (Amanda Goldsmith) de un joven artista (Javier Rey, tan narciso como de costumbre) que vive en una mansión isleña a la que llega otra mujer más joven (Almudena Amor, la cámara la quiere) para cuidarla. El triángulo casi único de personajes permuta así entre extrañas conexiones psíquicas, un constante aire de amenaza a golpe de efecto sonoro y un paulatino acercamiento erótico sin demasiada chispa.

Servido el primer plato con tan incompatibles ingredientes, a La mujer dormida tan sólo le queda ya ir repitiendo el menú con variaciones, giros y revelaciones que se dejan por el camino a los personajes, prácticamente inexistentes, todo sea por cumplir con su mecánica automatizada y llegar a un desenlace algo estrepitoso.

También te puede interesar

stats