Teatro Todos los actores luchan contra gigantes

  • Viento Sur acoge este fin de semana 'Disquijoteces', una tragicomedia sobre Cervantes y la condición humana

Fernando Moreno y Edu Bulnes, en 'Disquijoteces'. Fernando Moreno y Edu Bulnes, en 'Disquijoteces'.

Fernando Moreno y Edu Bulnes, en 'Disquijoteces'. / Juanjo Palacios

Los destinos de Don Quijote y Sancho Panza se entrecruzan con los de dos actores que también sueñan a su modo con un mundo más noble y heroico en Disquijoteces, una tragicomedia escrita y dirigida por Jorge Cuadrelli que se representa en Viento Sur Teatro, tras su exitoso paso por el Fest, desde hoy hasta el domingo.

Disquijoteces es, apunta Cuadrelli, "otro hijo de la pandemia", un tiempo en el que el creador se "atrevió" a acercarse y revisar en primer lugar desde un texto y después desde la escena "la obra magna de la literatura española", asegura el veterano, que mezcla "la epopeya de los personajes de Cervantes con la de dos pobres desgraciados que intentan hacer teatro en un mundo que se lo pone cada vez más difícil", dos "antihéroes" a los que dan vida Fernando Moreno y Edu Bulnes.

Abordar un clásico como el Quijote no es la única osadía que se permitió Cuadrelli, que experimentó escribiendo en verso –"Entre memoria y olvido, / transcurre nuestro destino, / así es Sancho, apúntalo, /yo me doy por jubilado / y que seas bien hallado"– en su relectura de "distintas escenas de la novela, algunas muy significativas pero otras no tan destacadas, aparentemente secundarias". Para la dramaturgia, el argentino afincado en Sevilla, que recientemente publicó su autobiografía Mi patria son las palabras, contó con las aportaciones de Bulnes y Moreno, que completaron un texto "que la gente espera muy divertido, y lo es, pero que ante todo definiría como una tragicomedia".

Dos máscaras que portan los protagonistas al principio y al final de la función representan la influencia que Sancho y Quijote ejercen el uno sobre el otro. "Los personajes de Disquijoteces también se intercambian los roles, se complementan. Uno entusiasma al otro, y cuando el otro está entusiasmado, se desencanta...", expone el director.

Para Maite Lozano, productora del montaje y corresponsable junto con Cuadrelli de Viento Sur, esta obra sobre dos actores "que proyectan espectáculos y eventos y cosas bonitas que después no se van a realizar" transmite "esperanza, algo que necesitamos con esta pandemia" y "está hecha con el corazón, y sin dinero, sin ayudas. Consigue algo muy bonito: repasa muchas escenas del Quijote, pero al mismo tiempo es muy actual, cuando se vio en el Fest le gustó muchísimo a la gente joven. Yo creo que es lo mejor que ha escrito Jorge".

"Los personajes", dice Cuadrelli, "son dos pobres desgraciados que intentan hacer teatro en un mundo difícil"

Fernando Moreno admite que Edu Bulnes y él han volcado en los textos que le pasaron a Cuadrelli , para la dramaturgia final, una mirada a un oficio "que amamos y odiamos a partes iguales. Ofrecemos una visión general de la profesión, pero también recuperamos frases que solemos decir en las obras, anécdotas que nos han pasado... Quienes nos conozcan nos van a reconocer", afirma el intérprete, que cree que la grandeza de dos personajes como Quijote y Sancho es que todos podemos vernos reflejados en ambos. "Edu y yo vamos por etapas. Hay días en que uno es más Quijote y es más fantasioso, y otro es Sancho, más terrenal, pero puede ocurrir al revés y que sea el otro el que acabe tirando del primero, dependiendo de la ocasión", analiza. 

Moreno y Bulnes son profesores de interpretación en la escuela de Viento Sur y han participado en numerosos montajes de la compañía. "Nosotros estamos acostumbrados, pero es verdad que si viene alguien de fuera puede sentir algo de desconcierto por cómo te dirige Cuadrelli: te da mucha libertad, te deja que saques tu parte orgánica, y luego es cuando te dice: Prueba esto, pero lo hace de manera sutil. De todos modos, con Cuadrelli al mando nunca te puedes sentir solo. Cuando estás en escena sientes que su risa en el patio de butacas, celebrando cada ocurrencia que tenemos, te acompaña", defiende Bulnes, que suscribe eso de que todo actor tiene algo de Quijote: "A menudo nos inventamos mundos imaginarios para darnos fuerzas, para salir adelante y sobrevivir". Disquijoteces tiene prevista una gira por Andalucía en la que recalará entre otros espacios en la Cochera Cabaret, en Málaga, o en el Teatro Avanti de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios