Cultura

Las emociones en pequeño formato de Joaquín Sáenz

  • La Caja China inauguró anoche una muestra que integra todas las etapas creativas del maestro sevillano de la figuración.

"Llevábamos mucho tiempo queriendo mostrar estos cuadros de pequeño formato que abarcan todas las épocas de Joaquín Sáenz, desde sus inicios en los años 70 hasta finales de los 90, cuando dejó de pintar", confesaba Pepe Barragán, responsable de la galería La Caja China, convertida anoche en un hervidero de coleccionistas, amigos y artistas que quisieron acompañar al autor de la serie sobre la imprenta de San Eloy en su última aventura expositiva. Elegantemente vestido y acompañado por su esposa, Carmela, ella de impecable traje sastre rojo, Joaquín Sáenz recibió el cariño y también la admiración de numerosos compañeros de oficio que le consideran, como expresó Pepe Barragán, "uno de los mejores pintores figurativos de España". Entre esos amigos figuraban, por ejemplo, los artistas Carmen Laffón, Javier Buzón o Antonio Sosa. Este último estaba "absolutamente fascinado" por la "madurez compositiva y pictórica" de los trabajos de la última etapa, "donde con tres trazos hace una maravilla". "Esta obra es la verdad", añadió Sosa a propósito de la poética de Joaquín Sáenz.

Una verdad que permanece intacta una década después de que Joaquín Sáenz dejara la pintura al perder progresivamente la vista. Y que sobresale en su carácter profundamente andaluz y en su conversación inteligente, que ayer regaló a los amigos que se acercaban a la oficina interior de La Caja China para felicitarle, como ya ocurriera meses atrás durante la presentación en la Casa de la Provincia del libro que Juan Bosco Díaz Urmeneta ha escrito sobre el conjunto de su obra para la colección Arte Hispalense.

En esta muestra, titulada Pequeño Formato, se reúnen 25 pinturas que ya anoche comenzaron a lucir los puntos verdes que dejan constancia de las ventas. "Eran obras olvidadas en su estudio, apuntes, cuadritos que hemos seleccionado, limpiado y enmarcado. A algunos incluso se le han puesto los bastidores", explicó Pepe Soto, que ha reunido estos trabajos junto a Barragán. Soto, fiel amigo y gran conocedor de la obra de Sáenz, declaró, mirando esas paletas de ocres densos y esos azules posteriores a su descubrimiento de la claridad y la luz en Conil, que "aquí están el gesto, el trabajo rápido, los grandes aciertos de este artista que es, ante todo, un pintor de emociones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios