Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Cultura

Tres de flamenco pop

  • Coinciden en el inminente mercado navideño tres discos con muy distintos conceptos del flamenco ligero o canción aflamencada o flamenco pop.

ÁMAME COMO SOY. Niña Pastori. Producido por J. Jiménez Chaboli. Sony Music .

TENDRÁ QUE HABER UN CAMINO. Soleá Morente. Producido por Soleá Morente. El Volcán Música.

COPLA FLAMENCA. Parrita. Producido por José Losada. Universal.

La Niña Pastori nos devuelve a nuestra infancia, nuestra adolescencia, juventud, con una nueva joya prestada, La quiero a morir, de Francis Cabrel. Aunque el original es francés, es una de las canciones más versionadas en la música popular española, con algunas incursiones flamencas entre las que destaca, como siempre, un descomunal Manzanita. Niña Pastori no se olvida del cantaor madrileño y es esta última la versión de referencia para la suya, aunque la de San Fernando se la trae, naturalmente, a su terreno. Porque Niña Pastori es una cantaora de personalidad enorme desde que descubrió su propia fórmula de flamenco-pop suave, sentimental, adornado por melismas de plenitud jonda y entregado con una envoltura de caramelo musical, habitualmente arreglada por Chaboli, como es el caso del tema que comentamos. Niña Pastori es una enorme intérprete de flamenco-pop y ha creado una escuela, aunque ninguna de sus discípulas ha logrado superarla. Porque Niña Pastori sabe dar las dosis adecuadas de intimismo sin reproches y cuidada factura industrial: batería, percusión, bajo, teclado, programaciones. A ello se une en esta nueva obra, con la vista puesta, acaso, en el público iberoamericano, el repertorio y los arreglos latinos.

De Pablo Milanés elige el tema que da título a su nueva entrega, con un sonido puramente caribeño: tres, timbal, maracas, güiro, conga, bongo, tumbao... La cantaora hace una versión entregada y sentimental, como en ella es habitual. De Rubén Blades coge El cantante y la voz misma del panameño, pues es uno de los tres dúos contenidos en esta obra. Una nueva entrega caribeña, con voz flamenca y con unos cuantos pregones jondos en el estribillo. Una nueva entrega de energía sonera. Te quiero, tequiero es un bolerazo de Algueró/Rafael de León que popularizó Nino Bravo y que Pastori, de nuevo, se lleva al Caribe, aunque sin olvidarse de la guitarra jonda de Diego del Morao. Lo importante de la incorporación al repertorio de la cantaora de estos clásicos de la música popular hispanoamericana es que su voz y su entrega están a la altura de los originales. Y, desde luego, en esta aventura es fundamental la familiaridad, la seguridad que aportan los arreglos de Chaboli. En la misma línea abolerada, Hola Soledad, que canta con su autor, Pancho Céspedes. El tercero de los dúos es Si tú no bailas conmigo, una nueva descarga de energía positiva de Juan Luis Guerra, que ya colaboró con Camarón y Tomatito. La brillantez en los arreglos de guitarra es del gran Antonio Rey. Una joya. Otra más de las contenidas en este disco. También hace una lectura sonera de Voçe abusou, el clásico brasilero de Antônio Carlos y Jocáfi, que tiene innumerables versiones en español, francés, inglés, japonés y, por supuesto, en el original portugués. Otras versiones del disco las firman Alejandro Sanz y Amaury Gutiérrez.

Lo de Soleá Morente se parece mucho, muchísimo, a lo que han hecho Los Planetas desde La leyenda del espacio (2007). Tanto es así que la hija pequeña de Enrique Morente ha elegido el título de un tema de aquel disco, una caña, en el que cantaba su padre, para dar nombre a su debut discográfico. De hecho, Soleá ya colaboró con los discos de Los Evangelistas, banda compuesta por Los Planetas y Antonio Arias, de Lagartija Nick. Todos estos músicos granadinos colaboran en el debut de Soleá Morente que trae al ámbito del rock melodías y letras tradicionales de lo jondo como sevillanas, tangos, granaínas y fandangos. Las guitarras oscuras contrastan con la voz de miel de la cantaora, que hace también versiones de una composición de su padre, Yo escucho los cantos, y de dos temas de Leonard Cohen destinadas, en principio, al Omega, el mítico disco de Morente de 1995, en el que una jovencísima Soleá Morente colaboraba como corista.

Parrita hace en Copla flamenca 11 versiones de otros tantos temas populares de la copla andaluza. Destaca su impactante y profunda voz flamenca. Un timbre bellísimo, una voz rota y muy sentimental, adecuada a las composiciones de una época dura, rota y disparatada. Parrita, con un criterio excelente, ha elegido clásicos de la copla compuestos o popularizados por artistas jondos como Pepe Pinto, Juanito Valderrama y Manolo Caracol o cercanos a lo jondo como Miguel de Molina, que comenzó sus andanzas artísticas como bailaor. Mi niña Lola, compuesta por el propio Pinto, se ofrece con arreglos de zambra abolerada con un coro mixto en los estribillos, mientras que María de la O se presenta en forma de tango lento. Y sin embargo te quiero tiene unos bellísimos arreglos de guitarra del gran Manuel Parrilla, uno de los temas más pop de los contenidos en esta obra, merced a la presencia del bajo de José Losada, arreglista y productor del disco. Aunque el tema más sorprendente y pop del disco es el que arregla Josemi Carmona, puro sonido nuevo flamenco para un clásico del repertorio de Miguel de Molina, Bien pagá. Temperamento y rabia flamenca en la voz de Parrita con envoltorio cool. Elegancia, compás y rajo jondo. En la misma línea Ojos verdes, también del repertorio de Miguel de Molina. De Valderrama, Parrita ha elegido, claro, El emigrante, compuesto por el propio cantaor de Torredelcampo y el Niño Ricardo. De Manolo Caracol se han elegido para este disco cuatro zambras, un género de canción aflamencada creado por Caracol en los años 40. Y es que las condiciones vocales de Parrita están muy cerca de las del propio Caracol. Impresionante la guitarra de Pepe Habichuela en Rosa venenosa, una versión flamenca hasta la médula a ritmo de tientos. Otra guitarra de campanillas que se escucha en esta obra es la de Tomatito en Compañera y soberana, En la misma línea el Romance de Juan de Osuna y Manuela, arregladas y tocadas por Paco de Lucía, que cierran el disco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios