Crítica de Teatro

Un soplo de sabia frescura

Comentarios 0

Interrupted

Fest. Teatro En Vilo. Intérpretes: Ariana Cárdenas, Andrea Jiménez, Esther Ramos y Noemí Rodríguez. Creación Original: Fiona Clift, Andrea Jiménez, Noemí Rodríguez y Blanca Solé. Iluminación: David Roldán y Pablo Garnacho. Dirección artística: Andrea Jiménez, Noemí Rodríguez. Lugar: Sala La Fundición. Fecha: Sábado, 23 de enero. Aforo: Lleno, con las localidades agotadas.

El Festival de las Artes Escénicas de Sevilla ha llegado a su último fin de semana con una afluencia de público realmente esperanzadora, al menos en espacios como La Fundición y con espectáculos tan gratificantes como el presentado por Teatro En Vilo, una joven compañía fundada en Londres en 2012 y actualmente afincada en Madrid.

Aunque su final quede abierto, la pieza Interrupted se presenta en clave de comedia y gira en torno a la vida cotididiana de una mujer como miles de mujeres en todo el mundo: joven, con estilo, sin mucha suerte con los hombres pero con un buen coche y con una carrera laboral prometedora que absorbe todas sus energías. Una vida envidiable... hasta que un imprevisto cualquiera la hace tomar distancia y comprender que una vida exitosa no es, ni mucho menos, una vida con sentido.

No obstante, y a pesar de estar tratado con gran inteligencia, no es el tema lo mejor de la obra, sino la magnífica interpretación de sus cuatro actrices, una en el papel de la protagonista, Anabel, y las otras tres multiplicándose por cien como sus servidoras de escena, sus ángeles de la guarda o su conciencia y, por si fuera poco, transformando continuamente el espacio para interpretar a todos los demás personajes que se cruzan cada día en su vida: el jefe que la presiona, su secretaria, su madre, el camarero de un restaurante italiano...

Con increíble vivacidad y un fantástico dominio del cuerpo, las cuatro mantienen el ritmo durante todo el espectáculo, utilizando con gran acierto y una enorme libertad las técnicas de mimo y de clown, incluso de teatro del absurdo, para evitar un realismo que funciona de maravilla en las series televisivas americanas pero que no tienen mucho recorrido en el teatro del siglo XXI. Un verdadero soplo de aire fresco para la escena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios