lorca en nueva york (un viaje al corazón del capitalismo) | Crítica de Teatro

No vengo para entretener

Alberto San Juan y la Banda Obrera al servicio de la poesía de García Lorca Alberto San Juan y la Banda Obrera al servicio de la poesía de García Lorca

Alberto San Juan y la Banda Obrera al servicio de la poesía de García Lorca / Miguel Pla

El Festival de Teatro de Sevilla entra en su recta final en este puente de diciembre. Anoche, en el Teatro TNT, asistimos, con la sala llena, a un recital de música y poesía (cuando se trata de Lorca, su prosa y sus versos son todo poesía) a cargo del actor Alberto San Juan al que acompañaba, en directo, la Banda Obrera formada por Claudio de Casas (guitarra), Pablo Navarro (contrabajo), Gabriel Marijuán (batería) y Miguel Malla en el clarinete y teclados.

Federico, que se hubiera convertido en el Shakespeare español si no hubiese sido asesinado, viajó a Nueva York en junio de 1929 acompañando a Fernando de los Ríos. Escapaba de un mal de amores con el escultor Emilio Aladrén.

Durante aquellos meses, vivió el crack del 29, descubrió el jazz, Harlem, los negros, y, finalmente, en su camino de vuelta, se encontró con esa revisión de Andalucía que le supuso su estancia en Cuba.

Se trajo lo que fue la revolución de su poesía, el libro que le hubiera marcado como escritor avanzado a su tiempo donde asumía el surrealismo y abandonaba el aire folclórico que le había hecho famoso.

A su vuelta pronunció una conferencia en la Residencia de Señoritas de Madrid en la que contextualizó los poemas de Poeta en Nueva York. Alberto San Juan se sirve de este material para convertirse en el propio Lorca y nos hace revivir aquella conferencia.

La experiencia es un lujo. La voz de San Juan suena clara y llena de matices y le presta sus mohines al poeta. De fondo, el jazz de la Banda Obrera. Todas las noches deberían ser así: música y poesía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios