la perra (o la necesidad de ser amado) | cRÍTICA DE TEATRO

Como la vida misma

Un momento de la representación de 'La Perra' Un momento de la representación de 'La Perra'

Un momento de la representación de 'La Perra' / F. Yamuza

Cristina Rojas y Homero Rodríguez crearon la compañía teatral Tenemos gato hace doce años y en 2015 se abrieron a la producción audiovisual con la película Seis y medio dirigida por Julio Fraga. En este tiempo se han convertido en un referente teatral de primera línea y han conseguido romper las barreras entre Andalucía y el resto de España. Su anterior espectáculo Felicidad fue finalista en los Premios Max. Ahora, merecidamente, los podemos ver en el Teatro Central con su nueva producción también escrita, como la anterior, por Cristina Rojas que asume los roles de autora, directora, actriz y diseñadora de vestuario en La perra.

El texto, ampliado por las improvisaciones en el proceso de trabajo según el propio método de la compañía, evoca las grandes obras del teatro mundial.

Basado en un hecho real, la pérdida de una mascota, Cristina Rojas consigue convertir esa búsqueda en el encuentro consigo misma y por extensión en el de las mujeres. Describe, a través de la cotidianidad, algo tan fundamental como la necesidad de sentirse amada (presente en el título), reconocida, cuidada, y de poder recibir empatía hacía una misma.  Un aire de sororidad recorrió la sala del Central tras esta estupenda puesta en escena que cuenta  con cinco interpretaciones maravillosas de Homero Rodríguez, Cristina Rojas, Raquel Mirón, Mónica Mayén y Chema del Barco que dan vida a 15 personajes describiendo el litoral onubense y sus vecinos con su multitud de acentos.

Todo  enmarcado en una genial escenografía diseñada por  Alessio Meloni que, como toda la obra, encierra en su simpleza una gran complejidad. La banda sonora del espectáculo  pide a gritos una compilación y una edición para ser disfrutada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios