Análisis

PEPE MONFORTE

Arroz con leches de Sergio Ramos

Sergio Ramos es un jugador de futbol de esos a los que los cronistas deportivos apodan como de juego "viril" o recio lo que traducido resulta que reparte leches a todo delantero que se le ponga por delante.

Dicen que en su intimidad, cuando se quita la camiseta blanca, le gusta meterse en la cocina y hacer esta variante del postre tradicional que tiene mucho éxito entre sus allegados y también a su mujer Pilar Rubio, aunque ella dice que "se me repite mucho".

Ramos dice que aprendió a hacerlo en el Sevilla, donde ya también era experto en la materia de las leches. "Allí aprendí a condimentarla de forma perfecta".

El proceso comienza con el ablandado del arroz. Aquí el cocinero emplea una técnica singular y calienta el arroz metiendolo en una bolsa de Mercadona a la que se pone a repartirle leches durante hora y media. "Normalmente es suficiente con hora y media, pero si se saca el arró del plástico y se ve que todavía está duro se le da una prórroga con otras cien patas y ya verás tú como este no entra en el área...perdón, ya verás como se pone blando", señala mientras da unos cabezazos a una sandía que le ha regalado Benzemá por su cumpleaños.

Uno de sus toques personales en el plato es que me gusta "ponerle también unas piñas, otra cosa en la que también soy especialista. Le saco el caldo y eso le da un saborcito especial".

"A nosotros nos gusta dulce y como soy generoso por naturaleza el azúcar, más que en grano se la pongo en terrones. Bastará con kilo y medio de terrones por cada plato de arroz con leches. Si me he pasao con las leches al arró le pongo también un poquito de Reflex por si queda dolorido".

¿Cúal es tu arroz preferido para este plato, Sergio? Me gusta mucho utilizar el "Pasmati" que es como se queda la gente cuando lo prueba...pasmao. ¿y le pone huevo?...bueno yo siempre le pongo huevos a tó...tú lo sabes, yo se los pongo hasta a la berza, a la que me gusta también "clavarle" unos tacos de jamón.

¿Lo pruebas para comprobar el punto de azúcar? Para eso llamo al árbitro y si no me saca tarjeta es que va bien la cosa. El punto final está en la decoración del plato, que cada vez es diferente. Sergio le hace con un poquito de canela unos tatuajes al arró con leches, que le quedan preciosos. Al último que ha hecho le ha puesto un bistelito a la milanesa en homenaje al Milan, el equipo con nombre de goma de borrar, al que han ganado recientemente. Un detalle, Ramos, mezcla el arró con leches, más que en olla, en hormigonera...sale mucho más cremoso, dice.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios