Análisis

francisco andrés gallardo

Arusitys

Aalfonso Arús muchos lo descubrieron en Vídeos de primera aunque antes había estrenado aquel concurso "salchichero" de La casa por la ventana en La 2, donde descubrimos al señor Barragán. Rasgos de aquellas presentaciones de las primeras caídas grabadas en VHS aún quedan en la calva del conductor catalán, que lleva haciendo el mismo formato de chascarrillos, tertulieta y polémicas de porexpán desde hace más de treinta años. Todo a ritmo muy trepidante, con animosidad de despertador, desde aquella época analógica del Arús con leche en la Rueda Rato y posteriormente en Radio Minuto.

De aquella cantera de Arús surgió uno de los tipos más listos de los platós, Jorge Salvador, actual productor ejecutivo de El Hormiguero, fogueado en su momento en una realización radiofónica llena de efectos sonoros que le abrió las puertas para ambientar Crónicas Marcianas.

Arús, que también llegó a descubrir a su cuñado, Javier Cárdenas, qué mala suerte, uno de los tipos que más antipatías ha despertado en el público en general (seguirá dando ruido con su justificado cese en TVE), estuvo durante los últimos años cabalgando por cadenas locales barcelonesas al compás de destripar las marionetas de todo este famoseo de contenedor. En la parrilla de La Sexta, en la franja de primera hora donde nunca había aterrizado un programa de producción propia, entra como un guante toda esta caverna: es económica, descacharrante y puede tomar un perfil impertinente que va a tono con el resto de la programación. Aursitys funciona a ritmo de radio con un aspecto entre Zapeando, Al rojo vivo y con bastantes elementos de Sálvame (¿quién copió a quién?). El conductor va tras la mesa y los contertulios tomboleros, enfrentados. No hay nada más barato y eficaz en toda la parrilla mientras se suceden vídeos, gacetillas y colaboradores ruidosos.

El estreno más tempranero de la temporada es bizarro, adictivo como las pipas. Alternativo en las mañanas marhuendiles y de tanta crónica negra

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios