Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Análisis

Antonio Sempere

2018

En La 1 se ofrecen películas estadounidenses que no deberían estar ahí

Salvo que alguien vuelva a poner piedras en las ruedas, en 2018 debería producirse en relevo presidencial en RTVE, y con este cambio, la reestructuración general de la empresa. Su puesta al día. Realizando un somero chequeo a sus programaciones llegamos a una conclusión que puede chocar, pero que es más que evidente: La 1, queremos decir la mayoría de contenidos de La 1, están completamente obsoletos. La cadena que cumple con el mandato de servicio público es La 2, por lo que bastaría con incluir en su parrilla actual los servicios informativos para completar, no digo la parrilla ideal, sino la más ajustada a lo que debería ser, y en absoluto es, TVE.

En las horas de más consumo, La 1 se rellena con productos de televisión comercial (privada), de Masterchef a Hora punta, y con películas estadounidenses de las majors que en ningún caso deberían estar ahí. La 1 debería ser La 2, pero con mosca de La 1, dado que solamente por el arrastre y la fidelidad del público mayor de 55 años, incluso tomando esa medida drástica apenas descendería del 5%, aunque es verdad que jamás superaría esa barrera ¿Y qué importa, cuando hace ocho años que la publicidad se la reparten las privadas?

Eso sí, ese mix La 1/La 2 daría aire a la cadena resultante. Todo el dineral que se va por la borda en esos contenidos que tan arbitrariamente se programan en La 1 se podrían destinar a producir ese tipo de programas que solamente es capaz de llevar a cabo una televisión pública: del Imprescindibles de Luis del Olmo firmado por Elena Sánchez Caballero a ese espacio dedicado a la lengua castellana que desde hace diez años desapareció de la pantalla. Continuar con el statu quo actual no tiene sentido. Y si no al tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios