Análisis

francisco andrés gallardo

Cuéntame

Los Alcántara siempre han sido una familia que sobrelleva sus enormes disgustos con un inusitado espíritu de emprendedores (algo improbable si se tratara de una familia española de la realidad) y con grandes conquistas amorosas tan tremendas como sus desamores, deslealtades y adicciones. Una familia siempre fuera de la zona de confort, con rápidas evoluciones, meteóricas adaptaciones y giros inesperados. Por supuesto que es porque estamos hablando de una ficción. No hay tribus de parientes que hubieran vivido tantos altibajos y hayan sido testigos de tantos acontecimientos por muy en la pomada que estuvieran algunos apellidos compuestos. Es lo que tiene también haber estado casi 18 años en la pantalla, en una franja dura. Los Alcántara han aguantado los últimos cambios de la propia televisión, que es lo más meritorio.

Cuéntame iniciaba anoche su 19ª temporada en todo lo alto, en un avión peleando con turbulencias peligrosas. Poniendo a prueba a un sanguíneo Antonio Alcántara (un Imanol Arias que por primera vez ha estado también en otra serie, Velvet Colección) que está poniendo al límite la relación con su ojito derecho, Carlos. Al cabo de los años la serie de La 1 está viviendo una renovación y es el hijo menor el que va tomando el timón de las grandes desgracias mientras la benjamina acumula papeletas. En esa renovación de Cuéntame los guionistas vuelven a dirigirse al núcleo, a la zozobra en las relaciones entre los hermanos. En lugar de desperdigar las tramas de cada protagonista los conflictos se enredan entre los familiares. La ampliación de los papeles a los hijos políticos da pie a esas peleas entre vástagos que van a dar músculo. La música (hay más presupuesto para pagar derechos de autor), que refresca rápido la memoria, va recuperando parcela, con un karaoke recién abierto, mientras los padres Alcántara parece ir dando pasitos hacia un lado. Pero por muchos cambios de terciopelo que se produzcan, la que sobrevivirá como siempre a todo será la abuela Herminia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios