Salud sin fronteras

Mejor control en diabetes

La medida beneficiará a cerca de 3.500 menores andaluces

Estos días hemos conocido la decisión de la Junta de Andalucía de incorporar en la cartera de servicios de la sanidad pública andaluza dos nuevos avances técnicos para un mejor control de la diabetes. Estos avances son, por una parte, el denominado sistema 'Flash' que es un dispositivo que evita pinchazos en menores diabéticos y que se incluirá de forma inmediata y, por otra parte, la bomba sensor para pacientes con diabetes, cuya incorporación se hará de manera progresiva.

Esta decisión busca el objetivo de un mejor control de la diabetes y mejorar la vida de más de 5.000 personas afectadas por esta enfermedad en la comunidad autónoma.

En el caso del llamado sistema 'Flash', hay que señalar que es un dispositivo que se implantará bajo la piel del brazo de niños de 4 a 18 años y beneficiará a cerca de 3.500 menores andaluces que podrán evitar hasta ocho pinchazos diarios para medir la glucosa. Por su parte, la bomba sensor se implantará en el 30 por ciento de los pacientes que tienen actualmente bomba de insulina.

Se trata sin duda de una muy buena noticia al ser una decisión que permite el acceso a nuevas tecnologías y, además, favorece un mejor manejo de una enfermedad que necesita un control adecuado para asegurar que se evitan las negativas consecuencias y complicaciones en la salud de los pacientes diabéticos.

Es muy probable que la decisión de Andalucia sea copiada por otras Comunidades Autónomas y de hecho, debería ser el Ministerio de Sanidad quien tendría que haber asegurado la igualdad de todos los pacientes diabéticos españoles independientemente del territorio donde residan.

Es algo ampliamente sabido y conocido que en el ámbito de la salud, los avances científicos y tecnológicos forman parte de la dinámica habitual que permite mejores posibilidades para la prevención y el tratamiento de las enfermedades.

En el caso de la diabetes y, desde la utilización de la insulina, los avances han permitido evitar muchas complicaciones y mejorar la calidad de vida de los diabéticos. Estos nuevos dispositivos harán posible una mejor calidad de vida y un mejor control de la enfermedad.

La reflexión inevitable es que, al igual que con otras nuevas técnicas y medicamentos, las compañías comercializadoras han de hacer un esfuerzo paulatino para asegurar un coste y un precio justo bajando el mismo en función de la paulatina extensión del uso de estas innovaciones en todo el mundo y, al menos, en el territorio de la Unión Europea.

Trabajar por la mejora de la calidad de la atención sanitaria en los sistemas públicos de salud al tiempo que favorecer la sostenibilidad de los mismos es, no solo una obligación ética, sino también una inversión para el mejor bienestar social en el futuro que es un requisito para acoger las nuevas innovaciones que la ciencia nos pueda seguro aportando.

Desde este punto de vista, la innovación en salud podrá considerarse como un avance digno de ser aplaudido e incorporado para beneficio de los pacientes y también, como un elemento que ayude a sostener los servicios públicos de salud que tanto anhelan los ciudadanos.

Enhorabuena a la Junta de Andalucia y, sobre todo, a los diabéticos andaluces por este nuevo avance.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios