Análisis

francisco andrés gallardo

Osinaga

Era el último superviviente de Doce hombres sin piedad, la magnífica versión de 1973 de Gustavo Pérez Puig sobre el dramático concebido para la pionera televisión de Reginald Rose. Era una selección nacional de actores (Bódalo, Rodero, Prendes, Casal, Sancho Gracia) donde sólo faltarían Fernán Gómez, Fernando Rey y Paco Rabal. Es la cumbre de Estudio 1, las representaciones teatrales que cautivaban a la primera audiencia española. Osinaga formaba parte de aquel pulso colectivo. El simpático actor navarro era muy querido por aquella concurrencia que se resignaba a un puñado de horas con apenas un solo canal en blanco y negro.

Osinaga se despidió cuando concluía 2017 y su figura es desconocida para las nuevas generaciones. Estrella de los teatros madrileños, en televisión su nombre está unido sobre todo a las comedias, en Estudio 1 o en aquel Teatro breve donde se remedaba de muy mala manera el acento andaluz en los sainetes de los Quintero o de Muñoz Seca. También era uno de los sonrientes rostros de la zarzuela, de las recreaciones de Fernando García de la Vega, donde los actores gesticulaban de manera inmensa la boca para emular a los cantores líricos con los que hacían playback. Un formato que sólo se puede entender con un concepto trasnochado de programación de entretenimiento, aunque ha estado muy presente en la reciente nochevieja. Da grima contemplar a un tipo tan curtido como Osinaga (o a María Kosty, Joaquín Kremel, Alfonso del Real) con muecas zarzueleras. En plena popularidad teatral, en 1986, TVE lo fichó para presentar un concurso Todo queda en casa, que dejó al cabo de los meses porque no se sentía cómodo y porque no sentía el aprecio del público. Entonces no había audímetros. Fue un gesto por parte de Osinaga. El concurso de equipos familiares fue recuperado años después, con Joaquín Prat, quien sufrió su ictus mortal en pleno plató grabando una de estas entregas. Osinaga y Prat fueron algunas de esas caras amables de una TVE que nos regalaba buenos recuerdos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios