Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Pisto de blanduras para 'tocinóganos'

Todos conocemos a los veganos, que son las personas que ven un bisté y les da un chimpún. Son gente que renuncia al jamón, un sacrificio aún mayor que hacerse cartujo. En respuesta a este movimiento, un grupo de hombres de fe han creado un movimiento alternativo a los veganos, son lo que se conoce como tocinóganos, gente que no prueba ni la verdura ni la fruta por respeto al medio ambiente. Nosotros "no respetamos el medio ambiente, respetamos el ambiente entero y qué mejor ambiente que una casa oliendo a chicharrones", indica Claudio D.J., Feo de Tocineta SA, empresa que está especializada en la elaboración de productos para este colectivo cada vez más numeroso. "En un día el número de tocinóganos ha aumentado el cien por cien, indica Claudio. Ayer era yo y hoy ya somos tocinóganos mi cuñao y yo, una subida del cien por cien en un sólo día, algo espectacular".

Señala que su empresa al frente más que un CEO, que es la palabra de moda en Pijilandia (lo de gerente es ya antiguo), hay un Feo… "Tú ya has visto mi aspecto. Tengo cara de calabacín pelao, por eso más que CEO de mi empresa soy Feo", señala Claudio, "dicho esto con todos los respetos a los calabacitos y calabacitas", puntualiza.

El primer producto que va a salir al mercado para los tocinóganos es el pisto de blanduras. "Los tocinóganos a veces tenemos ganas de comer verduras y para evitar las tentaciones hemos creado este pisto". Claudio dice que se declaró tocinovegano "porque creo que la sociedad es muy injusta. Todo el mundo se fija en la crueldad de la muerte de los animales, pero nadie se fija en la tortura que sufre una habichuela verde cuando la parten en tiritas o en esas calabazas a las que parten por la mitad sin anestesia, ni nada. Eso sí que es crueldad. A las aceitunas las pinchan con un palillo y nadie lo denuncia ante la ONU".

El pisto de blanduras lleva una mezcla de taquitos de chorizo de herradura, morcilla del Negro Palillo de Conil, tocino entreverao en cuadrados de dos por dos, filetitos de presa ibérica y todo se fríe en manteca blanca, que es un producto bajo en verderofenoles. Hacemos una versión "lai", en la que sustituimos la morcilla por taquitos de choperpol por si acaso algún tocinogano está a regimen, "aunque nosotros somos contrarios a los regímenes, somos liberales en el sentido atocinado del término", concreta.

El pisto de blanduras se toma caliente y es bueno comerlo con pan, que no sea de centeno, sino de miga prieta. Personalmente me gusta espolvorearlo en el momento de servirlo con unos taquitos de jamón ibérico, del bueno... No le voy a poner tofu, que es como los palitos de cangrejo pero en vegano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios