Sobre 300.000 españoles menos se quedó Piqueras este lunes cuando anunció su entrevista al presidente Mariano Rajoy. No fue una desbandada general, pero con Cataluña todavía humeante y sin saber qué nos pueden deparar los próximos turrones, era recomendable oír sin intermediarios ni ediciones a quien pulsó el botón 155. El asunto en primer plano permitía al presidente (que se presentó en traje de faena formal, con corbata salpicada) sortear otras incomodidades. Por las redes la gente se encendía (las redes se calientan de manera instantánea como en un microondas) porque Piqueras no cedió ni una rendija a la corrupción y otros trapos olorosos. Al menos no sobró nada de lo que dijo Rajoy. Ya vimos en el pasado debate electoral que Piqueras no es de los que lucen dentadura afilada.

El informativo nocturno de Telecinco ha tenido este lunes uno de sus registros más bajos de la temporada justo cuando tenía entre manos una entrevista de titulares e interés. Y es comprensible. No tanto por el perfil bajo del inquilino de la Moncloa sino porque el público habitual de Piqueras, con tantos seguidores del rosco que ya se quedan con lo que va detrás, está acostumbrado a la hora informativa a otro tipo de discurso: a un noticiario que parece más un programa de zapping o un grupo de whatsapp que te endiña los vídeos virales del momento. El informativo de Piqueras es el más visto con diferencia pero es más un magacín en comprimidos que un telediario tradicional. Aparte de su arranque con las cuatro o cinco noticias del día, repartidas con reporteros en calle, el noticiario de Telecinco recorre el menudeo y las curiosidades. Si son asuntos alarmantes ("apocalípticos", como pronuncia el veterano conductor), aún mejor. Es el informativo de una cadena que es capaz en la franja de tarde de armar el espectáculo con la frase de cualquier personaje menor. De montar un reality con los contertulios de Sálvame que se van a asomar a la Puerta del Sol. La anécdota es la institución de esta pantalla en directo. Lo trivial como monumental.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios