Análisis

Juan Francisco Delgado Morales

Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Europea para la Innovación y organizador de Smartagrifood Summit

Una nueva era en la humanidad: la revolución que llega a la mesa

Última edición de la Startup Europe Smart Agrifood Summit.

Hace sólo unos 80 años la esperanza de vida de una persona llegaba apenas a los 45 años en los países occidentales. Hoy en tan sólo unas décadas la hemos duplicado en los países occidentales, pasando a los 85 años. En 200.000 años de la historia de la humanidad en los últimos 80 años hemos duplicado nuestra esperanza de vida, hemos sido la especie humana que más ha evolucionado.

A pesar de la pandemia y del cambio climático la humanidad ha logrado hitos muy importantes para el género humano. La ciencia y la agricultura, la ganadería y la pesca, junto con las tecnologías, han logrado una importante mejora de los sistemas de alimentación humana y de los cuidados de la salud. El trabajo de millones de personas en todo el mundo, de los gobiernos, de las empresas, de los emprendedores y de milesde voluntarios que han trabajado en mejorar las condiciones de vida de la gente ha dado sus frutos.

Pero ahora nos hayamos ante una gran encrucijada, en un cruce de caminos en el que algunos países han tomado la delantera en otros ámbitos y que arrastrarán sin duda a los demás hacia este camino. La llegada de la llamada revolución tecnológica, y especialmente de la inteligencia artificial, ha hecho exponencial el desarrollo de los avances en nuestras vidas. Ya la usamos para por ejemplo buscar en internet nuestras dudas, hablar con Siri o con Alexa, comprar por Internet, buscar noticias, sacar un billete de avión, buscar un alojamiento, etc.

El sector agroalimentario, desde la producción primaria, la industria, los sistemas de logística, las energías limpias, los supermercados, los sistemas de reparto a domicilio ya las está adoptando. Aún la velocidad es pequeña, es necesario incrementarla para lograr una mayor eficiencia de los cultivos y de la ganadería, utilizando menos recursos, siendo más respetuosos con el medio ambiente, y frenar el cambio climático. Tenemos que dar de comer a más del doble de la población en los próximos 30 años una comida sana, y lograr que se emplee menos agua (el 80% se usa para la agricultura y ganadería), menos fitosanitarios y menos fertilizantes.

420.000 muertes por la ausencia de seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria también es clave. Según la OMS unas 420.000 personas mueren anualmente por la contaminación de los alimentos, lo que afecta a una de cada 10 personas en todo el mundo y de ellos los niños menores de cinco años corren el mayor riesgo (125.000 niños mueren cada año).

El blockchain mejora la capacidad de identificar rápidamente posibles fuentes de contaminación para prevenir, contener o rectificar brotes de manera eficiente. La transparencia en términos de trazabilidad de alimentos blockchain puede validar y autenticar el origen de los alimentos y mejorar la credibilidad de la marca. Los beneficios adicionales incluyen la prevención del fraude y la capacidad de abordar mejor los brotes a través de métodos de prevención que pueden ayudar a minimizar los gastos depruebas de alimentos y mejorar los márgenes.

La tecnología siempre ha sido parte de la agricultura; un tractor es una tecnología como lo es un fertilizante. Pero hoy existen nuevas tecnologías disponibles que son fundamentalmente diferentes y forman parte de una nueva ola de innovación que algunos han llamado Food System 5.0.

Ahora continúa la mecanización, la modificación genética de las semillas y la fabricación de fertilizantes y pesticidas químicos; descubrimientos que condujeron a la creación del gran sistema multinacional de agronegocios y agricultura industrial de la actualidad.

Sistema que va a sufrir una enorme modificación en esta nueva era. El lobby de esta agroindustria se moverá para no cambiar, pero tendrá que hacerlo. Venderán que si no se usan fitosanitarios es una vuelta atrás, pero no se trata de eso. Se trata de ir hacia delante con la genética, el uso de la visión espectral, el laser buscando alternativas más sostenibles que las actuales.

Cuando Monsanto lanzó el glifosato nadie pensaba que este herbicida iba a ser responsable de un cáncer a un jardinero americano, como dictaminó un juez. Hoy cuando vemos que hay invernaderos en los que mueren sus cultivos de tomates con el Clavibacter michiganenis (CMM) poca gente sabe que hay ya investigaciones de empresas como Endogenomiks que están ofreciendo alternativas sostenibles de nuevas semillas de tomates resistentes a esta bacteria basadas en ingeniería genética. Y ese es un paso clave para la industria de las semillas y los fitosanitarios.

Gran parte de esta nueva innovación que llega a la agricultura se ha desarrollado para otras industrias y los empresarios están encontrando aplicaciones para esas tecnologías en la agricultura. Las startups son maestras en el arte de innovar, porque viven al día, y tan rápido levantan una ronda de financiación como están en la quiebra. No pueden permitirse el estancamiento y están constantemente ideando proyectos, para tener listos los prototipos en cuestión de días; si fracasan, su capacidad de reacción les permite sobreponerse rápidamente.

Es el momento de la innovación y de la Innovación disruptiva, en la que nos referimos a las tecnologías o modelos que traen consigo cambios rotundos. Dichas tecnologías conllevan el descenso radical de servicios o productos que ya se encuentran posicionados para el público. La confluencia entre los avances tecnológicos y los modelos de negocio innovadores generan la disrupción.

Dicho proceso afecta la relación del consumidor con el negocio o empresa ya que los clientes buscan soluciones a sus necesidades de manera rápida y sencilla, y las empresas otorgan resultados a través de nuevas tecnologías. Ya ha pasado en el mundo de la música, donde han pasado de los discos a plataformas como Spotify, o la fotografía, de empresas que han desaparecido como Kodak a la industria de los móviles, desde donde ya se hacen directos para televisión, o el sistema ultraprotegido en Europa del taxi que está dando paso a plataformas como la de UBER, o la llegada de Nespresso, a pesar de que Nestlé le negó su salida al mercado del café allá por los años 70, y que el propio CEO de Nestlé la impulsó a nivel mundial cambiando por completo el modelo de negocio del café.

O de cómo en este sector también Mercadona ha cambiado el modelo de negocio de las marcas blancas, pasando a ser no sólo el supermercado que más vende en España, sino el que ha conseguido transformar el sector de la marca blanca en mayoritario en las ventas. Industrias y marcas como COVAP, Central Lechera Asturiana o Tarradellas (por citar algunas) hacen a través de la marca blanca de Mercadona sus grandes volúmenes de ventas.

Las cinco estrellas en la cadena agroalimentaria

En todo este camino las startups que traemos a nuestro evento SmartagrifoodSummit.com están intentando generar innovaciones disruptivas para lograr lo que yo he llamado las 5 estrellas de la sostenibilidad en la alimentación y que los consumidores más exigentes van a comenzar a pedir como requisito fundamental, los llamados alimentos 5 estrellas, que llevaran una estrella por cada logro conseguido:

  1. Disminución de la huella de carbono con el uso de vehículos y maquinaria sin combustibles fósiles, así como el uso de energía renovable para los regadíos.
  2. Disminución del uso de plásticos en envases y de plásticos de un solo uso, especialmente para el manejo de la industria agroalimentaria. Se sabe que se han producido 8.300 millones de toneladas de plástico al año y que el embalaje supone el 26% del volumen total del plástico, y que tardan de 10 a 1.000 años en descomponerse. Además el 50% del plástico es de un solo uso y el 95% del plástico pierde el valor tras el primer uso. Y lo que es más preocupante, que según la OMS se han encontradomicroplásticos en el 50% de las heces de la población.
  3. Uso de Riego Inteligente para las necesidades de la planta y del árbol en función de su evolución y madurez. El ahorro del agua y el uso de agua reciclada con tecnología es uno de los grandes retos.
  4. Disminución de los desperdicios y de la basura en la alimentación. Sistemas de aprovechamiento de los cultivos y ganadería, ya que todos los recursos empleados para ello se tiran a la basura con los desperdicios. Una naranja necesita para poder comerse 50 litros de agua, más los plaguicidas, abonos, maquinaria y combustibles empleados en su cultivo. Si acaba en la basura los recursos empleados por el agricultor acaban allí. Y qué decir de la gente que no tiene oportunidades de tener alimentos mientras el llamado “primer mundo” tira a la basura los alimentos. Muchos consumidores no vamos a permitir que eso no esté controlado y debidamente procesado para otros usos. La inteligencia artificial y los sensores podrían ayudar a los procesadores de alimentos a clasificar mejor y reducir los desechos.
  5. El compromiso con las nuevas tendencias alimenticias: La llegada del veganismo y del “Azúcar Cero”. El mercado mundial vegano llegará a 24.300 millones de dólares en 2025, con un Crecimiento anual mínimo de un 9,3%. El azúcar ha sido declarado enemigo público por parte de numerosos movimientos ligados a la salud pública por su carácter adictivo. Todo ello hará que la Inteligencia Artificial inspirará nuevos alimentos basados en dietas personalizadas.

Inteligencia Artificial y Fondos Next Generation EU

La IA puede usarse para interpretar imágenes de cultivos, como las fresas/frutos rojos, para ayudar a determinar cuándo se deben cosechar los alimentos; la cosecha, además, se puede hacer con robots autónomos. Esto podría reducir el desperdicio de alimentos en el campo.

Por otra parte en la pesca ya se pueden monitorear y administrar mejor los mares para limitar la sobrepesca, al tiempo que permite a las tripulaciones de los barcos apuntar y encontrar peces con menos esfuerzo y desperdicio.

Los algoritmos pueden pronosticar y predecir las ventas, permitiendo a restaurantes, minoristas y otras instituciones de hospitalidad conectar la oferta con la demanda de manera más efectiva. También para los teóricos del veganismo la tecnología de mejora genética en animales para reducir emisiones de metano puede ayudar en este sentido además del cultivo de tejidos artificiales. Los insectos comienzan a ser también una alternativa a las proteínas como una importante fuente de alimentación y hay muchas startups que trabajan ya en este sentido.

Los Fondos Next Generatión EU son una gran oportunidad para esta necesaria transformación. Es una oportunidad que no debemos pasar por alto, servir de palanca para todos estos cambios en la industria.Lo que veremos en Smartagrifood Summit es que cuando las empresas adoptan tecnología hacen cosas nuevas de cosas viejas y eso está bien, pero cuando las empresas internalizan la tecnología y las usan para cambiar su modelo de negocio hacen cosas nuevas y disruptivas y cambian el mercado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios