Análisis

francisco andrés gallardo

La anguila

Hay que tener empaque de cocinero aceditado y ojos de carnívoro para no compadecerse de un cochinillo, que así, puesto en crudo sobre la mesa, parece un desvalido cachorro. Hay que pensar como comensal para desmarcarse de esa piel desnudita y fría e ir degustando los torreznos en la imaginación. El maestro Karlos Arguiñano, tan natural y didáctico, poeta de la pitanza, hace fácil e interesante el trance de convertir un gorrinillo en un suculento plato sin conmovernos con el destino del lechón, como hizo este viernes. Que en su pericia veamos lo que es sólo comida y esfuerzo culinario. El chef de Antena 3 está a punto de cumplir 30 años preparándonos la comida a diario, el mismo tiempo que lleva ilusionando a los cocinadores en casa, de los más mañosos a los más voluntariosos. Arguiñano es patrimonio nacional.

Lo que es distinto es ponerle el reto a un niño de diez años para que le pegue un tajo a una inquieta anguila, como en El tambor de hojalata. Un momento que en cámara rechina a casi todo el mundo aunque el pez estuviera en manos del temple de un chef profesional. Con diez años, como tiene el almeriense Juan Antonio, los niños no están para decapitar anguilas pese a que hagan maravillas al trocear calabacines y trinchar solomillos. Aunque los concursantes de Masterchef Junior sean habilidosos y lleguen con muchas lecciones aprendidas no se les debería exigir todas las labores de un chef profesional. Una cosa es cocinar una anguila fresca y otra obligar a meter el cuchillo a un animal vivo, por muy natural que haya sido en nuestra civilización. Momentos así vuelven a cuestionar si es necesario forzar tanto a los pequeños aspirantes. Y sí, Jordi Cruz no tiene la empatía de Arguiñano.

En Masterchef Junior los niños españoles han venido demostrado su capacidad de aprender y hacer, pero no es cuestión de que sean cocineros enanos y emulen en todo a los mayores. Destripar anguilas, por ahora, no figura en el programa de la LOMCE.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios