El Íbex 35 cerró ayer la sesión con una caída del 0,42% lastrada por las caídas de los principales bancos tras la recogida de beneficios de los inversores y por el retroceso de Endesa, después de presentar sus resultados del primer trimestre. Aun así, consiguió mantenerse por encima de los 11.000 puntos (11.049,2).

Endesa experimentó el mayor descenso del selectivo, del 4,1%, después de presentar sus resultados trimestrales, que reflejaron un beneficio neto de 253 millones de euros entre enero y marzo, un 26% menores a los del mismo periodo de 2016.

Por detrás se situó la banca al completo, liderada por BBVA, que retrocedió un 2,02%, seguida de Bankinter (-1,79%), Santander (-1,7%), Caixabank (-1,5%), Bankia (-1,5%) y Sabadell (-1,22%).

En el lado contrario, Popular se colocó al frente de las mayores revalorizaciones, con un ascenso del 2,11%. La entidad compartió espacio en terreno positivo con ACS, que avanzó un 1,7%.

En verde también cerraron Amadeus (+1,68%), Merlín (+1,59%), Meliá (+1,54%), Inditex (+1,24%), Viscofan (+1,21%) y ArcelorMittal (+1,11%).

El selectivo español se desmarcó de las principales plazas europeas, que lograron cerrar la sesión en positivo. Londres subió el 0,57%; Fráncfort, el 0,43%; París, el 0,28% y Milán, el 0,27%, después de las caídas de la víspera tras la victoria del europeísta Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situó en los 116,8 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,614%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios