Salud sin fronteras

La clave está en las vacunas

España necesita que se ubique en nuestro territorio una planta de vacunas que asegure su disponibilidad en situaciones de emergecia 

Inmersos en el enorme debate que se ha generado por la expectativa de disponer de un 60% de menor número de vacunas de Astra Zeneca respecto al previsto para la Unión Europea, asistimos a la posibilidad cierta de tener que sufrir un retraso y una afectación importante del plan de vacunación en España y en toda Europa.

La confrontación entre las autoridades de la Comisión Europea y los responsables de la compañía tiene en estos momentos su situación más álgida, hasta el punto de que se cruzan advertencias incluso de bloquear exportaciones de vacuna de Astra Zeneca hacia otros países diferentes a los de la Unión Europea, si no se garantiza el suministro pactado.

Es un conflicto en toda regla que ojalá se resuelva satisfactoriamente con un acuerdo entre las partes y sea finalmente posible disponer de las dosis acordadas en los tiempos previstos. Ello evitaría retrasos en el desarrollo del plan de vacunas que es una palanca clave para acabar con la pandemia ya que, hasta ahora, se está comprobando que la vacuna está siendo efectiva y segura.

Se pone de manifiesto la importancia de apostar por la ciencia para acabar con los efectos de esta pandemia; los esfuerzos en la investigación para disponer de vacunas han dado sus frutos y lo han hecho en un tiempo mucho más corto del que muchos pensaban hace sólo unos meses. El modelo de colaboración entre los investigadores en el ámbito público y privado creo que da resultado y debería potenciarse incorporando más garantías de transparencia y de disponibilidad para la sociedad, sin barreras por el precio.

El actual conflicto entre las autoridades europeas y Astra Zeneca debería tener solución y contribuir a mejorar los esquemas de colaboración, incluso en lo que se refiere a la transparencia de los contratos acordados, ya que la pandemia es un asunto de importancia capital que suscita el interés legítimo de la sociedad.

Por otra parte, merece la pena valorar cara al futuro cómo asegurar la producción de vacunas en el número adecuado en previsión de que debamos afrontar nuevas pandemias. Y, en ese sentido, definir cuantas plantas de producción de vacunas y donde deben ubicarse en en territorio de la Unión Europea, es una línea de trabajo que debería abordarse.

España necesita en mi opinión asegurar que se ubique en nuestro territorio una planta de vacunas que, (junto a asegurar la capacidad de producción de otros medicamentos y productos sanitarios), asegure disponibilidad de vacunas en situaciones de emergencia como las que se viven, con motivo de esta pandemia.

Espero que el actual conflicto entre en vías de solución porque es un asunto clave. La clave está en las vacunas. Pero, también, es de esperar que se puedan sacar consecuencias de todo este proceso para asegurar que en el futuro las cosas se puedan hacer mejor. Ojalá.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios