Análisis

helena arriaza

No saber sobrevivir

SABER vivires (o mejor dicho era) uno de esos programas de los que siempre tenía en el tintero para escribir sobre él, pero nunca llegó el momento de dedicarle unas palabras en este espacio. Lo insípido que resultaba fue uno de los motivos. Siempre aparecía algo mejor o peor en la programación de las cadenas. Y eso que en más de una ocasión a lo largo de su historia en el formato han metido la pata con un tema tan delicado como la salud. A priori tener un programa que versa sobre salud en la televisión pública parece una buena idea. Pero lo cierto es que Saber vivir resultaba cuanto menos cansino. Teniendo en cuenta la franja horaria en la que se emitía, a eso de las doce del mediodía, es lógico que estuviera orientado a espectadores de mayor edad, ya que son quienes más consumen la televisión a esa hora. Pero eso no está reñido con la evolución, con innovar, con adaptarse al paso de los años. Lo rancio no debería tener cabida en televisión. Ni en las revistas. Porque el programa contaba con una revista que también se las trae. Al igual que el club de la gente saludable y los libros, estancados todos en el pasado. Está bien lo de los consejos sobre salud, las recetas que proponen, algunos expertos con los que cuentan... Pero la manera en la que lo hacían resultaba de otra época. Si emitiesen ahora alguna de las entregas que Manuel Torreiglesias presentó durante años en la pública los cambios apenas se percibirían. Que durante una temporada formase parte del magacín La mañana de La 1 tampoco ayudó. Fue como restarle importancia y hacer que pasara desapercibido de forma intencionada. En la última etapa lo que mejoró fue el cambio de presentador. Macarena Berlín ha hecho una buena labor al frente del formato. Su energía positiva, su calma y su voz han otorgado calidad al programa. Pero ella merece algo mejor.

De momento la mayoría de cambios que se están realizando en RTVE están resultando positivos. A ver lo que duran. En cuanto a la programación también es buena noticia la retirada de Amigas y Conocidas. Si Cárdenas desapareciera de la pública ya se habrían cargado al tridente que sobra en La 1. Bueno, sobra algún que otro formato más como Centro médico, pero la retirada de Saber vivir, Hora punta y Amigas y conocidas es necesaria si quieren que la audiencia se tome en serio la cadena que sale de su bolsillo. A ver si los que ahora deciden sobre la programación de RTVE, que no van por muy mal camino, observan Canal Sur y toman ejemplo para realizar un buen programa de salud y servicio público.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios