Eh, Macarena

La mercantilización de la Semana Santa es inevitable, pero se deben evitar ciertos excesos.