La ventana

Luis Carlos Peris

¿Alguna vez alguien dará con la tecla?

CONVERTIDO nuevamente el Duque en una terminal de autobuses, el caos ha vuelto como solía, con mucho empuje y como tortura incuestionable para todos los que frecuentan tan céntrico enclave. Así como está muy bien el retorno de los semáforos a fin de que los vehículos no se amontonen, un par de líneas más hasta el Duque es como una sobredosis que contribuye con palmaria efectividad a hacer inhabitable el lugar. Está claro que el mandarinato de turno, sea cual sea, no da con la tecla para que un casco de esta extensión encuentre la excelencia. Y como en esta política que soportamos todo radica en hacer lo contrario que el adversario, pues de esos polvos vienen los lodos que han vuelto a la plaza del Duque de la Victoria, que de nuevo han convertido la zona en una barahúnda motorizada que no hay quien la resista. ¿Se encontrará alguna vez la piedra filosofal que atenue el problema?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios