Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Aprender de la desgracia

Colectivamente no seremos mejores tras esta tragedia. Sólo el cambio personal puede transformar la realidad

Sé que, pese a tanto discurso hueco, colectivamente no seremos mejores cuando esta terrible epidemia pase. El ser humano individual puede aprender de su desgracia, estableciendo un nuevo orden de prioridades en su vida y apreciando lo que hasta entonces había dado por supuesto o incluso menospreciado. La mayoría de los ciudadanos -estos días trágicos se está viendo pero también puede apreciarse en la normalidad cotidiana de las habitaciones de los hospitales- sacan lo mejor de sí mismos cuando están sometidos a una prueba, tejiendo entre ellos redes de solidaridad. Pero más allá de lo personal o de pequeños grupos, la historia enseña que de las tragedias colectivas no se aprende. Si no nos cambiaron ni la Primera ni la Segunda Guerra mundiales, reproduciéndose tras ellas todos los indeseables comportamientos individuales y colectivos -políticos, sociales y económicos- que las provocaron, no lo hará esta tragedia.

Lean Continente salvaje. Europa después de la Segunda Guerra Mundial de Keith Lowe. Habían muerto más de 50 millones de personas, la maldad humana había tocado fondo con el Holocausto… Y lo que se produjo tras ella fue aumento de la criminalidad, crisis étnicas, mercado negro para todos los bienes esenciales -incluida, recuerden El tercer hombre, la angustiosamente necesaria penicilina-, trato inhumano de millones de desplazados, guerras civiles o caída de media Europa bajo dictaduras comunistas.

Tras la Primera Guerra Mundial se creó la Sociedad de Naciones para garantizar la paz. Tras la Segunda, constatado su fracaso, se creó la ONU que en 1948 proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Y si no se puede decir que no haya servido de nada, tampoco ha querido o podido evitar tantas guerras, injusticias estructurales y desequilibrios culpables como se han producido en los últimos 80 años. Si no ha estallado otra guerra mundial ha sido por la Pax Atómica asentada tras el discurso de Eisenhower Átomos para la paz en 1953. Y parece que tampoco de las grandes pandemias gripales del siglo XX en 1918, 1957 y 1968 hemos aprendido lo suficiente. Sólo el cambio personal transforma a mejor la realidad. "Lo que sale del hombre es lo que contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos" dijo Cristo. "Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo", añadió Gandhi veinte siglos después.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios