MI buen amigo Manel Arranz concluye acaba de concluir su etapa de cuatro años al frente de La 2, dos años como director de programación y otros dos como director de la cadena. Tal y como imaginaba, no he leído en los periódicos entrevistas de una página en las que le pidieran hacer un balance. Ni he visto titulares a varias columnas informando sobre su partida. Y sin embargo el periodo 2010-2014 no ha podido ser más suculento. Y significativo. Fue a partir de esa fecha cuando acogió los contenidos del extinto Cultural.es, convirtiéndose en el primer canal generalista temático cultural de la televisión en España. Por primera vez los contenidos infantiles migraban al Clan y los deportivos a Teledeporte. Sin excepciones. Y por vez primera este canal dedicado a la inmensa minoría carecía de pausas publicitarias.

La 2 inició sus emisiones regulares el 15 de noviembre de 1966. El próximo 2016 celebrará sus bodas de oro sin que a ciencia cierta intuyamos cómo será el canal dentro del par de años que quedan para celebrar el evento. Da la impresión de que ni siquiera en la casa lo tienen claro. Porque desde el punto de vista del espectador, hay algunas cosas que chirrían. Y vamos a dar ejemplos muy recientes. Millennium, el debate dirigido por Ramón Colom, uno de los formatos más interesantes de la cadena, sale en antena bien entrada la madrugada.

El pasado fin de semana se emitió la gala de clausura del Festival de Cine de Huelva al filo de las tres de la mañana. Y otro tanto podría decirse de las dos últimas óperas ofrecidas en El palco, emitidas sobre la medianoche.

En definitiva: ¿qué persigue la cadena, el nivel de excelencia o arañar, todavía, cifras de audiencia a cualquier precio? Esperemos que la nueva directora de La 2, Ana María Bordas, sepa responder, y que responda lo primero.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios