Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Bale y Neymar, cara y cruz de la situación

SEGURO estoy de que si el pelotazo de Neymar a cinco minutos del final da en la red y no en el palo estaríamos hablando de otra cosa. Pero fútbol es fútbol, nada hay en él más importante que el marcador y éste dice lo que dice. Al final, la final se resolvió gracias a un gol estratosférico de Bale gestado en la permisividad de Alves y la impotencia de Bartra para contener la explosión de un superdotado físico que, además, definió perfectamente.

Y, de nuevo, la cantinela del fin de ciclo esgrimida, mayormente por gente que confunde la realidad con el deseo. Gente que olvida, por ejemplo, que no hace mucho ese equipo muerto le daba sopas con honda al campeón de Copa en el patio de su casa con trío de goles del también fundido Messi. El resultado manda, no hay otra meta en el fútbol que hacer un gol más que el contrario y eso fue, llana y simplemente, lo que ocurrió el Miércoles Santo bajo la luna de Valencia.

El gol de Bale, ese futbolista tan baratito, fue una barbaridad difícil de repetir. En el fútbol contemporáneo, ese en que tanta trascendencia tienen las ayudas en defensa, resulta casi imposible ver algo así. Un tío corriendo sesenta metros sin que nadie le diga ¿dónde vas? no es moneda de uso corriente y eso fue lo que decidió. Eso y el palo de Neymar en lo que fue la cruz de una moneda en que la cara resultó ser la de ese galés que galopa cortando el viento caminito del marco rival.

La final se resume en el éxito de Bale y la frustración de Neymar. El primero llegó al Madrid porque Neymar se lo había quitado el Barça y cumplió a la perfección su primer reto, el de ser la alternativa del gran ausente, Cristiano. El segundo llegó al Barça más para quitárselo al Madrid que por otra cosa, pues la verdad es que el brasileño se ha convertido en la fuente de donde fluyen casi todos los males del mejor equipo que vieron estos ojos que ha de comerse la tierra.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios