opinion

Ángel G. Menéndez

Buscando el 'take-off'

EL economista J. Schumpeter concretó a principios del siglo XX la importancia para el capitalismo de lo que vino a llamar "el proceso de destrucción creadora", configurándolo como un hecho esencial dentro de la dinámica capitalista.

Al reflexionar sobre los presupuestos nacional y andaluz en su relación con el empleo, he recordado la necesidad de adentrarnos en este proceso si queremos alcanzar un futuro mas estable en lo económico, financiero y laboral. Lo que definitivamente se conoce como un take-off o despegue.

¿Son realmente los presupuestos una herramienta de política económica eficaz y fiable? La contestación dependería de su contenido y de los principios que los inspiran.

En este sentido, hemos de saber que: el presupuesto nacional es terriblemente injusto con Andalucía, especialmente en lo que se refiere a la distribución de fondos a las autonomías en materia de políticas activas de empleo; el recorte de este Gobierno neoliberal en esta materia para nuestra comunidad pasó de 698 a 298 millones de euros en 2012 y, por lo tanto, no está pensado para solucionar el problema del desempleo que se pospone a la venida de la confianza.

Aquí, los presupuestos autonómicos solucionarán, en gran medida, los problemas de los andaluces en el marco de sus competencias en educación, sanidad y políticas de igualdad, en la amplitud que se derive de una justa asignación de los recursos escasos y recortados de los que se dispone en nuestra comunidad; pero no nos engañemos, con estos mimbres es imposible solucionar la lacra del desempleo para el próximo año. De hecho hasta que no consigamos crecientes de más de 2,5% del PIB de forma sostenida será imposible la creación de empleo neto.

Puestas así las cosas, ¿no sería deseable plantear, en relación al empleo, una nueva línea de trabajo en el marco del proceso antes mencionado?

Deberíamos trabajar con una perspectiva más amplia, con el objeto de prepararnos para una salida del estancamiento económico (si la hubiera) más segura y eficiente e incluso, en su caso, posibilitarla.

Deberíamos (en nuestra economía al menos) apostar con rigor por las políticas que ayuden a regenerar el tejido productivo esencialmente, en proyectos tendentes al bien común y establecer los mecanismos necesarios para garantizar la afluencia del crédito a empresas y familias, destruyendo las reticencias mentales o ideológicas que nos anclan en unas políticas, que tal y como están diseñadas en la actualidad, serán ineficaces en periodos de estancamiento como el que estamos viviendo.

Las reformas en el modelo socialista deben de ser siempre diferentes de las que se están acometiendo por el Gobierno de Rajoy, marcadas por una línea neoliberal del sálvese quien pueda, que no destruye nada pernicioso dentro del sistema, no solucionan ningún problema realmente y, por lo tanto, no posibilitarán el tan esperado take-off o despegue económico.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios