La ventana

Luis Carlos Peris

Calicatas que se reabren una y otra vez

CUANDO la Unión Soviética estaba en su apogeo, el paro no existía en su población y la primera vez que fui a Moscú me quedó claro por qué no había un solo parado. Por ejemplo, al entrar en el hotel, un mozo te ayudaba a quitarte el abrigo, otro lo cepillaba y un tercero lo colgaba. No podía haber paro cuando para una tarea había tres operarios y recuerdo aquello porque con la magnanimidad de Zapatero veo prácticas muy parecidas a las del Moscú soviético. Esos dineros que el principal inquilino de la Moncloa ha repartido entre los ayuntamientos para paliar el paro tienen mucho de aquello y las ciudades están patas arriba, llenas de calicatas que se abren, se cierran se vuelven a abrir y así en este plan. No sé cuántas veces han reabierto la calle Cardenal Spínola, o San Vicente o tantas otras para no se sabe qué, ora se ensancha la acera, ora se estrecha... Es como lo de los múltiples mozos de hotel moscovita.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios