La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Compuesto y sin Feria

Fiesta sin Feria, con las actividades de la absurda 'no feria' suspendidas y cierre de bares a las 20:00

Los festivos civiles me resultan sosos si los comparo con los religiosos. O más bien, huecos. No se ofenda nadie. Tengo tanto derecho a sentirlo y decirlo como los laicistas radicales a protestar porque haya tantos días festivos de carácter religioso. Y, de alguna forma, me avala la historia: el primer festivo -día totalmente libre de obligaciones y cargas laborales- conocido fue el Sabbat judío establecido hace más de tres mil años como uno de los mandamientos entregados a Moisés ("Acuérdate del día del sábado para santificarlo"). Disfrute pues cada uno del sentido de su festivo y todos -sea de carácter civil o religioso- del día de descanso. Pero lo de hoy es distinto: un festivo local tonto, tontísimo, que libera del trabajo para disfrutar de una Feria que no existe. Podría haberse cambiado, digo yo.

El pasado septiembre, cuando el Ayuntamiento aprobó los festivos locales de 2021, se decidió que estos fueran el miércoles de Feria y el Corpus. Hubo debate por la posibilidad, nada descabellada, de que la Feria tuviera que suspenderse. Votaron a favor el PSOE, Adelante Sevilla y Ciudadanos; se abstuvo el PP y Vox votó en contra aduciendo que, dado lo improbable de la celebración de la Feria, se volviera a declarar el día de San Fernando fiesta local. Tenían razón estos últimos, pese a tratarse de Vox. Sabido es lo de Agamenón y su porquero. Ciudadanos, por lo menos, solicitó que se buscara "una alternativa razonable para que los sevillanos puedan disfrutar el día" en el caso de la suspensión de la Feria. "Así se hará" dijo el alcalde en plan Yul Brynner en Los diez mandamientos, tan dado a terminar sus intervenciones con el "que así se escriba y así se cumpla" (ya que he empezado con Moisés me parece oportuna la referencia). Al final, como era previsible, no hubo Feria. Y, como también era previsible, no se estudió ninguna alternativa. Y eso que la suspensión de la Feria se decidió en diciembre. Tiempo han tenido.

Hasta las actividades más bien horteras que el Ayuntamiento había previsto para la celebración de la llamada no feria han tenido que suspenderse. Y para remate se ha vuelto al cierre de bares y restaurantes a las 20:00. Así que aquí nos tienen, compuestos y sin Feria. Cantando por Miguel de Molina aquello de: "¿Por qué no te casas, niño? / dicen por los callejones. / Yo estoy compuesto y sin novia / porque tengo mis razones".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios