La ventana

Luis Carlos Peris

El Defensor, solo frente al mundo

IMPAGABLE resultaría la labor del Defensor del Ciudadano si la autoridad competente, o bastante incompetente en este caso, lo tomara en cuenta. El informe o memoria anual de José Barranca es el que haría cualquier ciudadano que se preciase de patear la ciudad a fin de corregir esos errores que van de la suciedad y el deterioro a la actitud de taxistas fulleros, policías ineducados, proliferación de gorrillas o ciclistas que toman la ciudad como si fuese un velódromo. En este último apartado se ha producido un relajo alarmante, tanto que, por ejemplo, ese eje que va de Campana a Plaza Nueva toma carácter de gymkhana en la que los abundantes obstáculos a sortear son los ciudadanos que circulan en la creencia de estar en una calle sólo para peatones. La memoria del Defensor es un buen retrato de la ciudad real, pero lástima que suela terminar en la papelera.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios