Las obras privadas siguen en la ciudad, a pesar de eso que llaman y pregonan con mucha insistencia con el nombre de crisis. Éstas traen consigo la deformación de elementos urbanos como este semáforo en la calle Amor de Dios.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios