Las dos orillas

José Joaquín León

Un ERE para Aznar

MIENTRAS la reina Sofía viajaba de Santander a Londres en un vuelo de bajo coste de Ryanair, el presidente Zapatero utilizaba un Falcon para participar en un mitin del PSOE en Dos Hermanas. Este contraste en el uso del transporte aéreo ha sido aireado para diversas cuestiones.

-Por ejemplo, para decir que una Monarquía nos puede salir más barata que una República, a pesar de Barroso.

Y también para que el Falcon de Zapatero se consolide como uno de los temas estelares de esta apasionante campaña de las Elecciones Europeas 2009. Puestos a hablar de algo, como estamos en crisis, ¡viva el Falcon de Zapatero! Pero Pepiño Blanco, que es habilidoso, ya le ha dado una vuelta de tuerca.

-Para que se hable de Aznar, como siempre.

Este Aznar no tiene remedio. Ahora Pepiño ha desvelado, como quien no quiere la cosa, que el ex presidente del Gobierno tiene 51 personas ocupadas en su seguridad. De inmediato, la señora De Cospedal ha dicho que Pepiño es un mezquino, un esto y un lo otro, por desvelar la seguridad de Aznar. Hay que recordar que este ex presidente, además de hacerse una foto en las Azores y colaborar con su amiguete Bush en la invasión de Iraq, sufrió un brutal atentado de ETA en Madrid, el 19 de abril de 1995, cuando era líder de la oposición, y salió vivo de milagro. Como mezquinos hubo también antes de Pepiño, no faltaron algunas voces que lo acusaron de prefabricarse ese atentado, porque después subió en las encuestas y ganó las siguientes elecciones. Es lo mismo que dijeron de Zapatero en 2004, aunque al revés. Aquí casi siempre hay un buen perder. Por si quedaban dudas, en una entrevista publicada en el diario Gara el pasado 25 de mayo, Gaueko y Argi, supuestos dirigentes de ETA, reconocieron que intentaron atentar tres veces con misiles contra Aznar, cuando ya era presidente del Gobierno.

Como existe ETA todavía, tanto Aznar como Felipe González, como cualquier ex presidente, tienen derecho a una asignación de seguridad. No es eso lo que cuestiona Pepiño, sino que pone más mala leche. Apunta a los 51 currantes que cuidan de Aznar. Si ustedes se fijan, José María es en sí mismo como una mediana empresa. Hay más empleados para su seguridad que camareros en un chiringuito de la costa (salía una media de 40). Por lo tanto, esos 51 empleados de Aznar son carne de ERE.

-O sea, que Pepiño está insinuando, sin decirlo, que echen a la mitad, ya que estamos en crisis. Y que después la otra mitad se las apañe, trabajando el doble y rebajando el sueldo.

Para predicar con el ejemplo. Como se ha puesto de moda en los tiempos sociozapateriles que corren. Ni más, ni menos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios