Plaza nueva

Luis Carlos Peris

¿Equivocación o estrategia?

TEMPESTAD en vaso de agua de indudable rentabilidad la creada a principios de semana en Televisión Española. Tempestad derivada de un disparate no se sabe si intencionado o estratégico, pues hacía tiempo que algo relacionado con TVE no tenía tanta resonancia. Se trata de la boutade soltada por Jesús Álvarez en prime time, léase un Telediario de la Primera. Dijo el yerno de Emiliano Revilla e hijo de un celebrado pionero televisivo que en el doble duelo entre los equipos madrileños y barceloneses habían salido malparados los españoles, léase Real y Atlético de Madrid. Tácitamente calificaba de extranjeros a Barça y Espanyol, con lo que la polvareda ya estaba en marcha. Fue muy parecido a lo de María Escario cuando en los fastos de Colón por el triunfo de España en la Eurocopa y viendo la cantidad de inmigrantes que había en dicha plaza madrileña le preguntó al compañero del inalámbrico que se mirase en los bolsillos no fuera a ser que le hubiera desaparecido algo.

Ni al mayor creativo publicitario se le puede ocurrir algo tan rentable, ya que después del espacio ocupado en la mayoría de medios llamándose a escándalo viene la rectificación. La rectificación suele tener el mismo efecto que provoca en un incendio conectar la manguera al bidón de gasolina en vez de a la red de agua, por lo que el escándalo no sólo no se atenúa sino que se expande hasta límites insospechados. La nota de rectificación hizo, además, que se enterasen los que aún no conocían el desatino. Ya digo que ni al creativo publicitario más ingenioso se le hubiese ocurrido una llamada de atención tan llamativa y por muy políticamente incorrecta que sea la parida, no creo que a Jesús Álvarez le hayan amonestado los superiores de un ente que acumula déficit sobre déficit, tanto económico como de prestigio y credibilidad.

¿Fue estrategia o lapsus mental? ¿Lo haría a propósito y como clarinazo para llamar la atención o fue una traición del subconsciente? Lo cierto es que en una semana donde las noticias han proliferado y ninguna fue buena, la parida de Álvarez ha ocupado un lugar preeminente en las distintas trincheras mediáticas del país. ¿Sanción o doble sueldo para el periodista? Quién sabe, pero no apostaría servidor por el palmetazo al hombre que ha devuelto a la que fuese cadena única al primer plano de la actualidad. Palmetazo quizá a todos esos medios que se hicieron eco de lo que nunca sabremos si fue pifia o lance ensayado para llamar la atención. Palmetazo a todos los que se escandalizaron y también a los que ridiculizaron al tribulete por el error. Ande yo caliente y ríase la gente, se diría el susodicho mientras se disponía a redactar una rectificación que fue como manguerazo de gasolina en el incendio que él mismo provocó.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios