LA dirección del PSOE y sus diecisiete barones territoriales han alcanzado un acuerdo, por unanimidad, que fija su propuesta de transformación del vigente estado de las autonomías mediante la asunción del federalismo como arquitectura básica de nuestro país. El documento elaborado por los socialistas y validado en su Consejo Territorial del pasado sábado plantea una profunda reforma constitucional, que aborda algunas de las cuestiones ya esbozadas en la legislatura anterior por el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Entre las más destacadas está que todas y cada una de las comunidades autónomas se citen por su nombre en la Constitución, un cambio que el PSC espera que sirva para lograr el reconocimiento de Cataluña como nación. El texto de los socialistas pretende un blindaje constitucional de las competencias exclusivas del Estado: para hacerlo propone que figure en la reforma constitucional un listado de éstas y que "todas las demás" lo sean de las comunidades autónomas, con consideración de algunas de ellas como exclusivas para impedir la interferencia del Estado. La propuesta añade a los hechos diferenciales que están vigentes otros, y dos concretos para Andalucía: los reconocimientos de que fue la única comunidad que en el siglo pasado llegó a la autonomía plena por la vía del artículo 151.1 y los derechos históricos que el Estatuto cita en su artículo cinco. El reforzamiento de la capacidad de las autonomías con lengua propia para ordenar, defender y promover el uso de esos idiomas, la transformación del Senado en una cámara de representación territorial (aunque no fija la fórmula de elección definitiva), poner límites a la solidaridad territorial y que los procesos judiciales acaben, como norma general en los tribunales superiores de cada comunidad, así como una territorialización del Poder Judicial son otras destacadas propuestas del documento Hacia una estructura federal del Estado. Cada una de estas cuestiones merece una profunda reflexión y un debate sereno para determinar si es o no el futuro que debe emprender España. Pero no creemos que sea el momento de abordarlo. Ni siquiera el erróneo hilo argumental de casi todas las reformas de reforzar a las comunidades como 17 miniestados. La propuesta federalista del PSOE es extemporánea. Puede que el PSOE, internamente, necesitara una clarificación de los divergentes postulados que sobre estos asuntos hay en sus diferentes federaciones y, singularmente, como respuesta al desafío soberanista desde el PSC, pero para España no es una prioridad. La principal tarea en la gobernación de nuestro país es lograr la recuperación y el crecimiento económico suficiente para crear empleo para seis millones de parados.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios