La ventana

Luis Carlos Peris

Hilarante... si no fuese motivo de llanto

TRAS la tempestad vespertina del sábado con la noticia de que los hombres de negro aparcaban sus urgencias gracias a los cien mil millones que nos presta el Eurogrupo procedía a analizar las posturas de los distintos analistas. La pregunta que inquietaba entonces era la de si el cainismo seguiría vigente a la hora de analizar el rescate o si se iba a aparcar en busca del bien común. Ipso facto y gracias a la inmediatez de esas autopistas de la información que son las redes sociales pudimos comprobar que las dos Españas no descansan. Lo que para la izquierda era malísimo, para la derecha era el único clavo donde podíamos agarrarnos para salir de la crisis que el inolvidable Zapatero bautizó en su día como desaceleración, simple desaceleración sin más. Una vez más, el color del cristal con que se mira fue determinante para el examen, lo que convertía la lectura en hilarante si no fuese para echarse a llorar.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios