Hombre Blanco

¿Es un mundo de mierda el que han creado la Seguridad Social, la educación pública, el subsidio de desempleo...?

El mundo de mierda en que vivimos es obra del Hombre Blanco". Frases así se oyen a menudo, casi siempre en boca de intelectuales que creen hablar en nombre de la Humanidad. La frase, por supuesto, tiene un gran éxito. En las universidades norteamericanas -donde los papaítos de los niños pijos tienen que pagar 100.000 dólares al año- esta frase se ha convertido en un dogma de fe. Los alumnos la gritan con el mismo fervor con que los guardias rojos de Mao -que también eran universitarios- insultaban a sus profesores (a los que consideraban unos burgueses decrépitos) mientras derribaban todas las estatuas que les recordaban que el mundo había sido diferente del mundo en el que ellos querían vivir. Y la frase se va extendiendo como una especie de virus moral. "El hombre blanco es culpable de este mundo de mierda".

Pero ¿realmente existe el Hombre Blanco? Porque si lo pensamos bien, esa idea sólo es posible en labios de un jefe indio en los westerns de serie B. "Hombre Blanco habla con lengua de serpiente", decía -si no me equivoco- el jefe Cochise. Ahora bien, ¿tiene sentido, en el año 2020, usar un concepto tan simplista como el de Hombre Blanco para juzgar la realidad? ¿Se puede meter en el mismo saco a un hombre blanco como Hitler, por ejemplo, y a otro hombre blanco como Karl Marx? ¿No hay una sola diferencia entre los dos? ¿Representan lo mismo? ¿Defendieron lo mismo? ¿Y Aristóteles, y Dante, y Marcel Proust, y Maiakovski, y Gramsci, y John Lennon, y Stephen Hawking? Que sepamos, todos fueron hombres blancos, pero no se me ocurren personalidades más distintas que las suyas, por mucho que ahora se las quiera meter en un mismo bloque monolítico determinado por el simple color de su piel.

Por lo demás, ¿es un mundo de mierda el mundo que han creado la Seguridad Social, las UCI, la asistencia hospitalaria gratuita, la educación pública, el subsidio de desempleo, las residencias de ancianos, el control parlamentario del poder, la alternancia política? ¿Es todo eso una pesadilla, una abominación de la naturaleza? ¿Y no había mujeres blancas que hicieron posible todo eso? Pues se ve que no. Y el solo hecho de que estas ideas -propias de niños caprichosos que bailotean en TikTok- estén introduciéndose como dogmas de fe en nuestros ambientes intelectuales da una idea de los tiempos idiotas que nos han tocado vivir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios