Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Incuestionable el "dicen que nunca se rinde"

ASÍ como el "Nervión no regala puntos"fue una boutade abortada a tiempo, el "dicen que nunca se rinde"es una verdad como una catedral, tan cierta como la vida misma. Volvió a demostrarse antier cuando el domingo iba tomando sabor de lunes. A este Sevilla que empezaron a diseñar Alés, Monchi y Caparrós hay que darle el tiro de gracia porque de no hacerlo puede darle la vuelta a la tortilla, sea del calibre que sea esa tortilla.

Quizá sí necesite el Sevilla tener ante sí un rival con peso para la motivación y así se ha visto en este curso ante los dos grandes auténticos de nuestro fútbol. Además, a través de dos películas idénticas en las que sólo hubo algo diferente, que ante el Barça se empezó tirando al norte y frente al Madrid al sur. Pero este Sevilla que maneja Unai no se rinde y un detalle nimio puede hacer que todo gire ciento ochenta grados como por ensalmo, en un abrir y cerrar de ojos.

Así como la fortuna tuvo mucho que ver en la victoria sobre el Barça, ante el Realísimo no cabe un pero que valga. Todo fue que tirase la toalla Sergio Ramos y que el dúo Tremoulinas-Konoplyanka se diese cuenta de que Danilo no es, precisamente, un muro para que el zafarrancho estuviese servido y el monólogo cambiase de camiseta. Y a partir del gol de Immobile, que también sirvió para descubrir a Casilla, todo el campo fue una autopista diáfana para el Sevilla.

...y Konoplyanka. Vaya jugadorazo y me reafirmo en lo que escribí hace unas fechas, eso de que cualquier día habrán de sacarlo en hombros por la puerta grande, en volandas bajo el mural que hizo Santiago del Campo. Se va por los dos perfiles, sus pases son milimétricos y su derecha un cañón. Es, sin duda alguna, la gran atracción de este Sevilla que diseña Unai en la pizarra y que maneja Banega en el pasto. Dicen que nunca se rinde, a ver quién cuestiona tal aserto.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios