Punto de vista

josé Ramón / del Río

Interpretación auténtica

LA interpretación del título es la más fiable, porque se llama así a la dada por el propio legislador de una norma dictada por él. En su entrevista, tan comentada en el programa de la Sexta, Salvados, Pedro Sánchez nos ha dado su interpretación autentica de lo que según él pasó y por qué dimitió de la Secretaría General. Lo hizo en una cadena receptiva y ante un periodista muy considerado con él.

Dijo que lo que ha impedido que él fuera presidente de un Gobierno de "cambio" fueron los empresarios del Íbex 35 y el mundo de las finanzas, mencionando de pasada al ex presidente de Telefónica, Cesar Alierta, a El País, y a Susana Díaz, que trabajaron conjuntamente para que él no liderara un Gobierno progresista. El periodista dijo (lo tengo por ironía) que se quedaba preocupado porque se tomaran en los despachos decisiones que corresponden a la ciudadanía. Sánchez acusó también a la cadena de televisión en que se encontraba de que no había querido "consolidar su liderazgo", como si esto fuera una obligación de ésta.

Lo más importante es que, en lugar de justificarse, dio la razón a los que le echaron de la Secretaría General, porque reconoció que desobedeció las instrucciones del Comité Federal al intentar saltarse una de las líneas rojas que le habían impuesto: pactar con independentistas para conseguir la investidura. Para Podemos, que le disputa el liderazgo de la izquierda, todo fueron elogios y buenas palabras, olvidando muy pronto la mención de la "cal viva" y que votó en contra en las elecciones de diciembre. Llegó a decir que Cataluña y el País Vasco son naciones dentro de la nación española. Después de oír esto, los acuerdos de la gestora y de su comité son más que legítimos. Solo su ego monstruoso podía justificar que presidiera un Gobierno de España rehén de los populismos de Iglesias y de las invectivas de Rufián. Se demuestra que una buena presencia física vale de poco si no se tiene un mínimo de inteligencia y preparación. Solo con el odio visceral que mostró al PP y a Rajoy no se va a ningún lado. Ha profundizado en el enfrentamiento que sembró Zapatero y si lo que quiere es competir por la izquierda con Podemos, la batalla la tiene perdida. Gracias a los sensatos de su partido, ahora no tiene otra ocupación que buscar apoyos para unas primarias, pidiendo que sean inmediatas. Menos mal que solo cuenta con la indemnización del Congreso para recorrer España entera. Este hombre no piensa más que en sí mismo; ni siquiera en su familia ¿Cómo va a pensar en su partido o en España?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios